«Jugar en nuestra provincia con España es un orgullo»

La marbellí Alba Pérez y el coineño José Solano, ayer en Málaga/Ñito Salas
La marbellí Alba Pérez y el coineño José Solano, ayer en Málaga / Ñito Salas

Beatriz González, Alba Pérez y José Solano, firmes candidatos a ser campeones del mundo esta próxima semana ante su público

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Málaga ha sido, desde hace años, una potencia mundial en lo que a pádel se refiere. No en vano, la provincia cuenta entre sus filas con Carolina Navarro, la jugadora más laureada de la historia de este deporte, con varios mundiales en su haber. Pese a la importancia de Málaga y Marbella, el Mundial de Menores de Pádel –que empezó ayer en tres clubes de la capital– es la primera competición de estas características que se celebra en la provincia. Además, la selección española cuenta con tres jugadores locales, que a su vez son claros candidatos a llevarse el título, tanto en la competición por países como en el ‘open’.

La que a priori parece tener las cosas más claras es Beatriz González (Málaga, 23-11-2001). En el último campeonato de España fue la vencedora en categoría júnior, pese a tener solo 15 años. En el Mundial jugará en cadete, por lo que es, sin duda la máxima favorita. Además, actualmente se encuentra jugando el World Padel Tour con la argentina Nela Brito. En la última prueba celebrada, en Andorra, ambas jugadoras perdieron un ajustadísimo encuentro en tres sets en octavos de final ante las número tres mundiales, Lucía Sains y Gemma Triay. «El Mundial por selecciones deberíamos ganarlo, tal como ha sucedido en las anteriores ocasiones», explica por teléfono la jugadora, que hasta hoy domingo no se concentrará con España por estar jugando el campeonato nacional de selecciones autonómicas.

González jugará de pareja el torneo ‘open’ con Beatriz Caldera, de Valladolid. «Me encanta que el Mundial se juegue en Málaga, eso permitirá que algunos amigos que no me han visto nunca puedan venir a verme», afirma la malagueña, que ya ganó esta misma competición en México en 2015. «Y más cuando se juega en Inacua, que es el club en el que entreno con José Solano».

La malagueña Beatriz González, ayer.
La malagueña Beatriz González, ayer. / SUR

Alba Pérez también resultó ganadora en su categoría en el Mundial de México. En su caso, esta marbellí (18-9-99) jugará en categoría júnior, así como ya hiciera en el último campeonato de España, en el que quedó cuarta clasificada. Además, la última prueba del World Padel Tour le permitió entrar en el cuadro principal. Pérez jugará el Mundial ‘open’ con la murciana Araceli Martínez, con la que forma pareja desde hace pocos meses. «En el torneo por selecciones las chicas en principio deberíamos tener menos problemas que ellos para ganar, pero en el ‘open’ está todo muy abierto», señala la jugadora de Los Naranjos, que se entrena con David Arana. «Me hace mucha ilusión jugar en mi provincia porque una parte del público serán amigos y familia», sostiene, aunque admite que también le gusta viajar. «Lo bueno de que los mundiales sean fuera es que eso da la oportunidad de viajar y conocer otros sitios», matiza Pérez, que estudia primero de Fisioterapia en la Universidad de Málaga.

Padre e hijo

El tercer malagueño en la selección española es José Solano (Coín, 2-6-2000), que además es alumno e hijo de José Solano, uno de los entrenadores de pádel con más proyección de todo el territorio nacional. En este caso es su segundo Mundial, ya que participó en México, donde perdió en la ronda de octavos. El último campeonato de España le fue bien hasta las semifinales, cuando se lesionó, aunque este año ha conseguido entrar en cuadro principal del World Padel Tour.

Su pareja en el ‘open’ será el cordobés Javier Garrido. «En teoría España debe llegar a la final contra Argentina, aunque puede pasar cualquier cosa. Javi y yo podemos ganar el torneo por parejas, pero hay algún argentino que juega muy bien también», señala.

«Para mí es un orgullo jugar con España en Málaga, en mi provincia. Y además en Inacua, el que club en el que entreno junto a mi padre y a Bea González, entre otros», admite. «Esto permitirá que venga a verme gente que nunca me ha visto, amigos, familia, la verdad que estoy muy ilusionado», sentencia este coineño que cursa segundo de Bachillerato y que piensa estudiar Fisioterapia o INEF. Ganen o no gane, sí podrán decir que son los primeros malagueños –y de momento los únicos– que han jugado un mundial de pádel en su propia casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos