Jongeneel: «Nadaré más de veinte horas»

Jongeneel nadará desde Tenerife a Gran Canaria.
Jongeneel nadará desde Tenerife a Gran Canaria. / Brazadas Solidarias

El malagueño realizará una travesía de Tenerife a Gran Canaria, unos 70 kilómetros

ÁLVARO GIJÓN Málaga

Christian Jongeneel ya está preparado para su nuevo reto, esta vez sobre una distancia de 70 kilómetros en el Atlántico. El próximo desafío del malagueño comienza en Santa Cruz de Tenerife y finaliza en Agaeta (Gran Canaria). Como viene siendo habitual estos desafíos que se propone el nadador tienen un fin solidario, ya que el objetivo en este caso es ayudar a rehabilitar un orfanato en la India que alberga a 25 niños. Lo hace con su equipo, de Brazadas Solidarias, y colaborando con la Fundación Vicente Ferrer. A esta causa se sumó recientemente la marca Costa del Sol Sport Destination.

Como dice él, su día a día es un entrenamiento constante, ya que a pesar de haber dejado la competición, continúa ejercitándose para citas como la que ahora le espera. Todo el proceso para afrontar los 70 kilómetros que le esperan está ya preparado y viajará a Tenerife dos semanas antes para aclimatarse a las aguas del Atlántico. «A mí lo que me motiva ahora es hacer estos proyectos y ayudar a personas que se encuentran en dificultades. Antes la motivación era exclusivamente superarme a mí mismo, pero ahora lo que me anima a seguir es conseguir financiación para colaborar, en este caso, con el proyecto del orfanato», aseguró el malagueño.

La fecha marcada para este reto es el 16 de octubre, siempre y cuando las condiciones del mar permitan realizar la travesía. «Son más de veinte horas nadando durante 70 kilómetros en línea recta, que después con las condiciones del mar, pueden convertir en seis o siete más. No hay un día exacto para hacer el reto, pero sí una fecha a partir de la cual estaré preparado para lanzarme al mar», manifestó Jongeneel.

«Mi motivación ahora es conseguir fondos para ayudar a personas que tienen dificultades»

En comparación con otras travesías que ha realizado (Canal de la Mancha, Estrecho de Gibraltar, Nueva York y Nueva Zelanda), el nadador malagueño analizó para este periódico cuáles son los puntos favorables y desfavorables de este reto. «Lo más positivo es la temperatura del agua, que rondará los 18 grados. En Nueva Zelanda fue mucho más baja, así que en ese aspecto, será más sencillo», aseguró. Las mayores adversidades se presentan en torno al tiempo. «Cuanto más tiempo pase en el mar, más posibilidades hay de que haya corrientes, de que me den calambres, y encontrarnos con obstáculos que nos dificulten la marcha. Además, el factor noche y los últimos tramos, donde las corrientes en contra son muy complicadas de superar por el cansancio que haya acumulado», dijo.

Christian Jongeneel estará acompañado de un barco que incorporará un sistema de comunicación y seguimiento, que hará la travesía varios metros por delante del nadador malagueño. «Como se suele decir, el barco pone el rumbo y yo me encargo de poner el ritmo. En altamar no se ve nada, así que este barco nos servirá además de guía», manifestó Christian. Estará tripulado por su equipo, familiares, médicos y socorristas, contando en el aspecto médico con la colaboración de la Federación Canaria de Salvamento y Socorrismo. Además, le escoltará en todo momento un kayak y una pequeña zodiac por razones de seguridad. En cuanto a su indumentaria, y como acostumbra en sus travesías, llevará únicamente bañador, gorro y gafas. «Es una dificultad añadida. Los trajes hoy en día te dan mucha movilidad y flotabilidad, y te aíslan de las picaduras de medusas. También te permiten que no pases frío. Pero bueno, a mí me motiva hacerlo 'a pelo', sea cual sea la temperatura del mar y sentirme así en contacto con la naturaleza», dijo el nadador.

El objetivo marcado por la Asociación Brazadas Solidarias es recaudar unos 7.500 euros para el orfanato que se quiere rehabilitar en la India, y las colaboraciones se pueden hacer a través de la plataforma digital 'Mi grano de arena' (www.migranodearena.org). «Todo el dinero que llegue va directamente a la Fundación Vicente Ferrer, que destina estos fondos a las ayudas en India», comentó. A través de un GPS que llevará equipado en todo momento, se podrá seguir su travesía, para que así los aficionados puedan seguirlo en las redes sociales. «Queremos que todo el que nos siga, pueda saber dónde nos encontramos a lo largo de la aventura y participe. Además, esperamos que esto pueda servir como tirón final en las colaboraciones. El día de la travesía es el más importante», dijo.

Fotos

Vídeos