La incoherencia del balonmano español

La selección sólo cuenta con siete jugadores de una Liga Asobal en declive, mientras que la Federación no para de ganar patrocinadores

AMADOR GÓMEZ MADRID.

Con la Liga Asobal en el limbo, históricos clubes desaparecidos y jugadores y técnicos consagrados y prometedores obligados a emigrar al extranjero, los Hispanos se han encargado de revitalizar el balonmano, al menos durante un fin de semana, gracias a un hito histórico en el Campeonato de Europa de Croacia, la competición más complicada y exigente de este deporte que no deja de perder patrocinadores en España y ganarlos para la selección nacional.

Es la incoherencia del balonmano español, que sufrió un doloroso golpe con su ausencia en los Juegos Olímpicos de Río 2016 pero que, gracias a un equipo que exhibe carácter y fe, ha vuelto a enganchar a una afición desencantada con la falta de ayudas económicas y mediáticas. Sin embargo, pese al éxito de esta selección de veteranos y jóvenes, con una media de edad de 25 años, el balonmano español no puede esperar una recuperación a corto o medio plazo.

«Hasta que no mejore la vida cotidiana del ciudadano español, deportes minoritarios como el balonmano no tenemos salida, porque no producimos dinero. Nos somos un deporte de negocio, como el fútbol, necesitamos patrocinadores», lamentó este lunes Talant Dujshebaev, exinternacional español y padre de los flamantes campeones de Europa Álex y Dani.

Los hijos del mítico exjugador nacido en Kirguistán son dos de los integrantes de los Hispanos que no juegan en España, que son mayoría, ya que de los 19 convocados, incluidos Arpad Sterbik y Aitor Ariño, sustitutos de los lesionados Gonzalo Pérez de Vargas y Ángel Fernández, sólo siete militan ahora en la Asobal, y Viran Morros también se marchará a final de temporada al PSG francés porque el Barça ha decidido no renovar su contrato.

El Consejo Superior de Deportes (CSD), que este hoy homenajeará en su sede a los Hispanos dirigidos por Jordi Ribera, otorgó al balonmano en 2016 una subvención de 2,1 millones de euros, por detrás de la natación (4,2), el atletismo (4,1), el piragüismo (2,9), la vela (2,5), el baloncesto (2,3) y el ciclismo (2,2), pero con el título continental y la clasificación para el Mundial de 2019 y el Europeo de 2020, la ayuda debe incrementarse.

La Liga Asobal está en el limbo, con el título ganado por el Barcelona en las últimas siete campañas y el octavo ya casi decidido. La competición está desconectada para la gran mayoría por culpa de la locura del calendario, la hegemonía azulgrana y la nula promoción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos