Balonmano

Una década a cargo del balonmano local

El delegado territorial de la FABM, Raúl Romero, en una conversación con este periódico. / Fernando González

Un nuevo recinto, potenciar las escuelas y celebrar eventos internacionales, principales logros de la FABM

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Como el tiempo corre deprisa, parece que fue ayer cuando Raúl Romero (Málaga, 1974) asumió la delegación malagueña de la Federación Andaluza de Balonmano (FABM). La campaña que va a comenzar supone ya alcanzar una década al frente de este deporte en la provincia para este administrativo de espíritu emprendedor. Es un periodo cargado de hitos, en el que Málaga se ha convertido en sede de numerosos eventos de carácter internacional.

El responsable de la delegación territorial de la Federación Andaluza sólo echa en falta un equipo masculino consolidado en la élite

Así, en los últimos años se celebró el Torneo Internacional de España (un cuadrangular en 2014, con ‘Las Guerreras’, en Fuengirola); el Partido de las Estrellas, la primera vez que vino la selección masculina absoluta a la provincia, que se midió en Antequera a un combinado de la Liga; el España-Bulgaria femenino en Ciudad Jardín –«que se organizó apenas en vente días», recuerda–, o los recientes España-Ucrania y el Arena 1000 de Málaga de balonmano playa.

Y es que la relación de Romero con la Federación Española (RFEB) es excelente. «Paco Blázquez (sucedió a Juan de Dios Román hace unos años) reconoce mucho mi trabajo. Siempre hubo sintonía, y las veces que ha estado en Málaga me ha dado palabras de apoyo. De hecho, tengo la insignia de plata de la la RFEB. Lo que busca es que si tienes un problema se lo puedas solucionar, y creo que hemos podido hacerlo. Creo que la Federación ha encontrado un punto estratégico aquí en Málaga, y en parte gracias también al apoyo que tengo de la instituciones, el Ayuntamiento y la Diputación porque entiendo que la Junta se vuelque menos, porque son actuaciones de ámbito más provincial», argumenta.

Uno de los hitos de casi una década de delegado va a estar en la construcción de un recinto en la capital para el balonmano. «Hablamos de una instalación casi de barrio, no un pabellón grande –explica–, pero es algo que venimos reclamando desde que estaba Damián Caneda de concejal. Necesitamos una instalación cubierta para tener capacidad para sacar nuestras competiciones provinciales. Hay fines de semana en los que nos llueve y no llegamos al cierre de la competición y a la fecha para jugar campeonatos de Andalucía. El proyecto está redactado, presentado a Urbanismo y se hará junto a la piscina de Puerto de la Torre. Ahí podremos tener nuestras escuelas de balonmano, las de tecnificación, organizar allí partidos en fines de semana...».

El trabajo de captación

Para Romero es clave aumentar el número de licencias (actualmente unas 2.000, con una proporción de un 70% masculinas, y una veintena de clubes) y extender el balonmano por toda la provincia, «de punta a punta». De ahí que se sienta orgulloso de las ligas provinciales de benjamines, que organiza la Diputación. «Hay unos 500 chicos y hay tal demanda que se van dando fechas para 2018. Hay municipios a los que les resulta rentable que vayamos allí a competir, porque montamos seis pistas y llevamos mucho público», comenta. El problema viene después. «Se puede dar el caso de que un ayuntamiento, pongamos por caso Manilva, no puede seguir manteniendo ese equipo en una categoría superior. Están a cien kilómetros de la capital, y perdemos esa gran iniciación, que nos cuesta mucho esfuerzo y horas de trabajo. Porque a veces hay que dibujar las pistas en un ‘parking’ con cintas adhesivas».

Las cifras

2.000
El número de licencias (de jugadores y entrenadores) con los que cuenta actualmente la delegación territorial malagueña. Hay una proporción 70-30% en licencias masculinas-femeninas.
55
El total de árbitros adscritos a las delegación malagueña.
20
El número de clubes de balonmano en la provincia.

A nivel absoluto, sólo hay un conjunto en la élite, el Rincón Fertilidad, en el mejor momento de su historia, después de su cuarta plaza liguera y la clasificación para la Challengue Cup, cita para la que se ha inscrito pese a no tener resueltos los apoyos económicos. «Al final esto no lo pueden pagar las instituciones o Manolo Rincón –argumenta–. Debemos ser realistas. Esto no puede depender de cuatro patas. Deben llegar empresas privadas, con la cantidad que sea. Todos los apoyos son válidos. Cuesta mucho dar el retorno, la rentabilidad económica, pero ofrecemos otras cosas. Hay muchos niños jugando, es una rentabilidad social. Al balonmano lo rodea un ambiente muy sano».

Elogios desde la FABM a su gestión

El presidente de la FABM, Antonio Rosales, elogió la labor que viene desarrollando Raúl Romero al frente de la delegación territorial malagueña. «Dentro del conjunto de las ocho delegaciones territoriales que tenemos es de las que más actividades tiene, por lo que se puede decir que el papel de Raúl al frente de la misma es para nota», declaró a este periódico.

Respecto al balonmano masculino, el panorama, aun sin representantes en la élite, es otro motivo de orgullo para Romero. Los Dólmenes ha solventado el respaldo económico para jugar en la División de Honor Plata. «Después de lo mal que lo han pasado durante años ahora es un proyecto muy serio, bien gestionado. Ya no es un problema renunciar a la categoría, pero competirán en División de Honor Plata. Y ello pese a que la base del Antequera es muy costosa, con todas las categorías que tiene y el transporte. Veo al alcalde implicado, y hay una subvención fuerte. Y si el problema era que la plantilla no cobrara otro año más, lo mismo aguantaban con ello».

Optimismo con el Gaes

Finalmente, sólo tiene palabras de elogio para el proyecto del Gaes en la capital: «Veo un proyecto muy serio, con el apoyo de una multinacional muy fuerte. Hay caras nuevas, y en el balonmano malagueño hacía falta esa regeneración. Es un proyecto empresarial, que no viene tanto del balonmano, con una visión distinta, y se trata de convencer a todos los equipos del balonmano base de la ciudad de que este es el proyecto de la capital».

«Hay un proyecto redactado de un pabellón junto a la piscina de Puerto de la Torre», anuncia

Sin una remuneración, a base de dietas, podría pensarse que no hay alicientes para dedicar buena parte del tiempo libre al balonmano, pero Romero sí los encuentra: «En todo este periodo lo que más me llena de satisfacción es que todos los años damos un salto adelante en algo. A veces pasa inadvertido». Y para ilustrarlo, pone el ejemplo de la Gala provincial al final de cada temporada, ya muy consolidada y que es casi un ejemplo a nivel nacional. «Antes a lo mejor se llevaba a cien personas a la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés y ahora tenemos una demanda para llenar dos auditorios de la Diputación», explica. Pero hay más: «También me llena ver un sábado seis pistas de benjamines jugando en un ambiente distendido, y se acaba de abrir la escuela de Alhaurín de la Torre, municipio en el que no había balonmano... Esto cada día crece más, aunque uno a veces está un poco solo. El reto es crecer más en la provincia, que haya balonmano en todas las ciudades, un equipo consolidado en la élite en la capital, y una instalación, que parece que la vamos a tener».

Fotos

Vídeos