Daniel ‘Jacare’, la lucha de la constancia de un malagueño en las artes marciales mixtas

El malagueño Daniel ‘Jacare’ Toledo, en una imagen promocional/SUR
El malagueño Daniel ‘Jacare’ Toledo, en una imagen promocional / SUR

«El objetivo es superar siempre donde esté, voy a intentar entrar en los eventos de mayor categoría», asegura

CARLOS J. MARTÍNEZ

El mundo de las artes marciales mixtas está alcanzando cada vez más repercusión mediática. Programas de televisión, páginas webs especializadas y gimnasios que ofertan una amplia modalidad de disciplinas son buena prueba de ello. Pese a ello, en Málaga todavía cuesta que se implante este modalidad, aunque eso no evita que la ciudad tenga grandes representantes como Irene ‘La Niña’ Cabello o Daniel ‘Jacare’ Toledo. El malagueño está labrándose una exitosa carrera en este mundo, conocido por sus siglas en inglés, MMA (Mixed Martial Arts).

Las competiciones de MMA están organizadas por diferentes compañías, la más conocida es la Ultimate Fighting Championship (UFC). Pero también destacan Bellator y la rusa ACB (Absolute Championship Berkut). Esta última compañía es en la que compite Jacare. «De pequeño siempre hice artes marciales, como taekwondo. Ya de mayor te va gustando una cosa u otra. Las MMA, al ser más completas, son más llamativas y mejor para competir. Las practico desde hace ocho años», explica el luchador de 32 años a SUR.

Los datos

‘Jacare’
Con 100 kilos y 1,90 de altura, Daniel Toledo compite dentro de la categoría de pesos pesados. Aunque su peso de lucha es de 93 kilos.
Balance
El luchador malagueño cuenta con un balance favorable de victorias. Actualmente es de 9-6.
Próximas luchas
Hace tan sólo dos semanas que lo llamaron para competir, pero su rotura en los dedos del pie se lo ha impedido. En abril será su próxima cita.
Entrenamiento
En un mes irá a Tailanda como preparación.

Sobre las dificultades de entrar en el mundo de las Artes Marciales Mixtas en Málaga confesó: «Es difícil porque hay pocos profesores, ahora empieza a haber más. Aun así es complicado y uno se va buscando la vida como puede». El luchador malagueño compagina su pasión por las artes marciales con el trabajo nocturno: «Yo trabajo de noche; mi trabajo me paga las facturas, aunque ahora me pagan bien en Rusia». Pese a las dificultades, Daniel ‘Jacare’ agradece la amplitud de fronteras que las artes marciales mixtas le ha aportado: «He viajado mucho para entrenarme, te permite conocer a muchas personas y países. Puedes viajar a muchos sitios y además te reciben muy bien por ser luchador de artes marciales mixtas».

Daniel ‘Jacare’ Toledo, en pleno combate.
Daniel ‘Jacare’ Toledo, en pleno combate. / SUR

Pero, ¿cómo se consigue entrar en el sistema competitivo de Rusia? «Se pusieron en contacto con mi entrenador y él tiró de agenda. Vio que soy apto para este tipo de eventos y me propuso. Les mandó vídeos e información a los organizadores. El salto de nivel es muy grande, de estar peleando en eventos locales y de segunda o tercera liga, en Inglaterra o Dinamarca, que no tienen ni punto de comparación. ACB es la tercera promotora a nivel mundial», explicó Jacare. Las artes marciales mixtas requieren una dedicación y entrenamiento exhaustivo: «Siempre hay que estar entrenado. Si hay un evento y uno de los luchadores no puede pelear, te llaman de repente y tienes que meter la sexta marcha. Siempre hay que estar entrenado, no para pelear, pero si te llaman de última hora, que no tengas que empezar de cero». Los horarios del luchador malagueño están estrictamente fijados: «Tienes que entrenarte como mínimo dos veces al día. Tengo horarios muy marcados. Mi ‘planning’ de la semana es trabajar, dormir, entrenarme y comer. Aparte, siempre trato de sacar tiempo para mis cosas personales».

La competición

En lo que se refiere a materia competitiva, la organización de la Absolute Championship Berkut establece unos plazos muy concretos: «Te dan cuatro meses de descanso entre cada lucha. Dependiendo del evento, ellos te llaman o no. Por ejemplo, si hay lucha en Rusia, que son muy de pesos pesados, tienen una lista de luchadores y los eligen». Daniel ‘Jacare’ Toledo define claramente cómo funciona la competición: «Es un negocio y el que más convenga luchará. No te marcan una pauta de luchas en enero, mayo y diciembre. A veces hay parones de seis o siete meses, por varios motivos».

El luchador malagueño no se pone límites: «No me marco un techo, llegaré hasta donde me dejen. No tengo un objetivo fijo, todos intentan meter cabeza en la UFC. Es muy difícil por muchos factores, se necesitan muchas cosas y vamos a ver el camino. ¡Quién sabe dónde puedo llegar! El objetivo es intentar superar siempre el nivel en el que esté, entrar en eventos mayores».

Sin presión pero con la tranquilidad de saber que el trabajo propio lo colocará en el escalafón que merezca, Daniel ‘Jacare’ Toledo es un ejemplo de la constancia necesaria en el mundo del deporte para poder llegar a las cotas del éxito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos