La Costa del Sol exporta el pádel

Germán Schafer (de blanco) durante una exhibición en la inauguración del primer club de Estonia la pasada semana. :: sur
Germán Schafer (de blanco) durante una exhibición en la inauguración del primer club de Estonia la pasada semana. :: sur

Germán Schafer, argentino afincado en Estepona, ha sido asesor y seleccionador nacional de varios países emergentesEstonia, Suecia y Alemania se suman a Francia y Portugal

IVÁN GELIBTER ESTEPONA.

Germán Schafer (Buenos Aires, 1977) es uno de los pocos profesionales en España relacionados con el mundo del pádel que habla un perfecto inglés. Esto, unido a su larguísimo curriculum tanto de entrenador como de jugador, ha hecho de él una pieza clave en el desarrollo del pádel europeo, que vive un momento dulce apoyado por empresarios que, en su mayor parte, pasan sus vacaciones en la Costa del Sol.

Aunque ya hace más de 15 años que aterrizó en la provincia, no fue hasta 2009 cuando fue contratado por la Federación Británica de Pádel como director técnico y seleccionador. «El objetivo era construir el equipo para participar en el mundial de Cancún de 2010, en el que finalmente tuvimos un resultado más que aceptable», relata. Pese a ser el primer país en el que trabajó fuera de España y de Argentina, Schafer asegura que es el que peor desarrollo está teniendo. «Hasta ese momento solo había una pista en Chelsea, aunque comenzaron a construirse algunas más. Sin embargo, parece que la tendencia ahora es cerrarlas, no ha cuajado el deporte». Aún así guarda una buena experiencia, ya que incluso llegaron a participar en un mundial júnior. «La mitad de los jugadores de la selección vivían en la Costa, por lo que es evidente que en Gran Bretaña no hay, de momento, un excesivo interés por jugar al pádel».

El momento más importante de su carrera llegó justo después, en 2012. «Organizamos un campeonato en Estepona con las selecciones de Suecia, Portugal, Alemania, Holanda y un seleccionado de Estepona y otro de Melilla. Se trataba de que jugaran países cuyas federaciones no estaban en la Federación Internacional», explica.

Suecia ya cuenta con unos 10.000 jugadores y 350 pistas de pádel por todo el país

Punto de partida

«Ahí comenzó todo, porque fue cuando me contrataron de la selección sueca para entrenarles», cuenta. Además de la cuestión competitiva, empezaron a invitarle para la apertura de nuevos clubes en el país nórdico, así como en Holanda o Alemania, como asesor de estos, e incluso para organizar actividades en las que estuvo el mejor jugador de todos los tiempos, Fernando Belasteguín.

A este respecto, Schafer considera que es precisamente Suecia uno de los países que más está creciendo en cuanto al pádel. «Ahora mismo hay unas 350 pistas y aproximadamente unos 10.000 jugadores, y grandes figuras del tenis están apostando por este deporte. Les encanta», afirma.

Al tiempo que seguía asesorando a privados en el desarrollo del deporte, el experto en pádel fue contratado en 2015 por la selección alemana. Participaron, entre otros, en el campeonato de Europa de ese año, en el que consiguieron derrotar a Suecia, el anterior país que había dirigido.

Ahora, tras dejar Alemania, Schafer no está ligado a ninguna federación, pero está viajando más que nunca. «Acabo de volver de Estonia, que ha abierto en Tallin su primer club de pádel. Es espectacular y le veo bastante desarrollo», sostiene. Mientras sigue pasando gran parte de su tiempo entre su club esteponero, el Bel-Air, y organizando eventos de pádel en Suecia y Holanda (tanto allí como trayendo a gente a Málaga), el argentino analiza de forma positiva lo que está pasando en el mundo del pádel europeo. «Creo que una parte del éxito es que tienen algo de envidia de cómo vivimos en España. Con el pádel se llevan un pedazo de eso», dice.

Más

Fotos

Vídeos