DEPORTE BASE. BALONCESTO

El cajista Pablo León recuerda sus años con el EBG Málaga

Pablo León. :: sur
/
Pablo León. :: sur

SUR MÁLAGA.

Pablo León ha sido este verano uno de los representantes del baloncesto malagueño en el prestigioso Torneo Internacional de Kolindros. Actual jugador de la cantera del Unicaja, conoció el mundo de las pistas en el EBG, y hoy en día es un gran apasionado de este deporte.

Este es uno de esos maravillosos ejemplos que hacen que el baloncesto base, con todos los esfuerzos y sinsabores que también conlleva valgan la pena de vez en cuando, aseguran desde la escuela de Los Guindos. Con 14 años no se marca objetivos a largo plazo que le nublen la vista; sólo dos, seguir haciendo caso a sus entrenadores y esforzarse al máximo para disfrutar del mundo de la canasta. Y es que cuando los amantes de este deporte se enteran de que un jugador nacido en el EBG Málaga ha llegado a cotas tan importantes como estar en las distintas selecciones nacionales, y vencer en citas tan prestigiosas como la de Kolindros, el orgullo no cabe en el pecho, aseguran desde el departamento técnico del EBG Málaga.

El joven se enroló en las filas del EBG con solo cuatro años. De aquella época recuerda como rápidamente en minibásket cogió la dinámica de los entrenamientos, cómo comenzó a entender cada día un poco más a los preparadores y, lo más importante, hico muchos amigos. Desde entonces solo ha tenido una cosa en la cabeza, mejorar en las sucesivas etapas de su carrera deportiva. Muchos han sido los técnicos que le han marcado, aunque recuerda especialmente a Jaime, a Raquel, a Luis y a Javi Bautista, su último preparador en EBG y con quien guarda una gran amistad.

Fotos

Vídeos