Regino Hernández, en busca de la medalla soñada

Regino Hernández posa para SUR esta semana en el Castillo Sohail de Fuengirola./Marina Rivas
Regino Hernández posa para SUR esta semana en el Castillo Sohail de Fuengirola. / Marina Rivas

El ‘snowboarder’ malagueño competirá en febrero, en Pyongyang, en sus terceros Juegos Olímpicos

MARINA RIVAS

Al parecer, un título de subcampeón del mundo, una década compitiendo en la élite internacional y tres Juegos Olímpicos de invierno con sólo 26 años no son motivos suficientes para que a Regino Hernández le pare algún aficionado por la calle para pedirle una foto. Simples gestos de los que muchos se vanaglorian, mientras que él se mantiene al margen, centrado en hacer ruido sólo cuando se desliza con su snowboard. Sin apenas darse cuenta, el ‘rider’, residente en Mijas Costa desde que tenía un año (aunque nacido en Ceuta), se ha colado en la cumbre de los olímpicos malagueños. Y es que, con su participación en los Juegos de Pyongyang (Corea del Sur) el próximo mes de febrero, Hernández se convertirá en uno de los deportistas de la provincia con más participaciones en la gran cita del deporte, sólo por detrás de la nadadora María Peláez (con cinco) y el regatista Félix Gancedo (cuatro). Además, es el hombre más joven en lograr este triplete histórico.

Regino Hernández recuerda su primera cita olímpica como si fuera ayer (en Vancouver 2010), a pesar de la incredulidad con la que llegaba, a sus 17 años y siendo el más joven del equipo español. «No sabía dónde estaba. El año anterior fue mi debut en la Copa del Mundo y me encontré con aquello de repente. Yo no luchaba por llegar hasta allí», rememora. Poca broma ahora que, casi ocho años después, se consagra como el segundo más veterano (en cuanto a Juegos) de la expedición española que viajará a Corea y se asienta el undécimo en el ‘ranking’ mundial. Un modesto equipo de ocho deportistas, pero con potentes opciones de podio, como en el caso de Hernández. «Estos Juegos ya no me pillan por sorpresa. Estamos preparados y, siendo realistas, tenemos nivel para conseguir una medalla», asegura Hernández.

«Estos ya no me pillan por sorpresa; estamos preparados y, siendo realistas, tenemos nivel para conseguir una medalla», confiesa

Junto a él viajarán sus compañeros del equipo de snowboard, Laro Herrero y Lucas Eguíbar. Con este último compartió hace escasos días un primer puesto en la Copa del Mundo en Montafon (Austria) y con ambos compartió entrenador, Israel Planas. «Falleció justo después de los Mundiales este año. Le dio un infarto (cerebral) con 41 años… Es una de las personas a las que le dedicaría mi medalla», se sincera. Por desgracia, esta no es la única pérdida que el malagueño ha tenido que asumir en poco tiempo. La muerte de uno de sus amigos de la infancia, Ángel Moreno, le ha cambiado la vida. «Era mi amigo de Fuengirola desde los cinco años… Falleció hace ya dos años en Sierra Nevada haciendo snowboard y él siempre ha sido, después de mis padres y el círculo de mi familia, el que más me ha apoyado…», apunta. «Nuestros padres eran amigos, nosotros jugamos juntos al balonmano de pequeños, éramos del mismo colegio… Yo estuve con él el día anterior aquí en Fuengirola y luego él se fue para Granada. Cuando pasó eso, me llamaron diciendo que no lo encontraban y fuimos para allá para ver qué pasaba», relata.

El ‘rider’ malagueño al fin ha podido venir a Málaga antes de competir en Turquía, Rusia y los Juegos.
El ‘rider’ malagueño al fin ha podido venir a Málaga antes de competir en Turquía, Rusia y los Juegos. / Marina Rivas

La peor de las noticias se confirmaba poco después de aquella llamada y empezaba a sonar en los medios. El cuerpo de su amigo, por aquel entonces con 24 años, fue encontrado en torno a siete horas después de que saliera accidentalmente de la pista. «Nadie lo vio, nadie se dio cuenta, porque iba el último del grupo y cuando llegaron abajo todos empezaron a preguntarse dónde estaba…», explica el ‘rider’. Aquello lo va a marcar para siempre. Y así se sincera: «Me ha cambiado la forma de ver la vida. Ver la valentía que puede tener una familia después de perder a un hijo… Cómo salen adelante y siguen luchando… Te hace pensar: ‘¿Para qué me voy a preocupar yo por cualquier tontería del día a día?’ Nos hundimos por lo que sea habiendo gente a la que le pasan cosas así y peores».

Un deporte de riesgo

El tiempo pasa para todos y Hernández ha tenido que aprender a sopesar las dificultades para seguir adelante con un deporte en el que sabe que cualquier mínimo gesto equivocado puede jugarle una mala pasada. «Me he roto dos veces la rodilla, los dos hombros... Este es un deporte de riesgo y son gajes del oficio, sabemos que las lesiones están ahí», asegura con la frialdad que le otorga la experiencia. Y ahora, además, la muñeca, que se lesionó durante un entrenamiento en la prueba de la Copa del Mundo de Italia, aunque esta no le impida seguir compitiendo en un ajustado calendario. «Es un no parar. Estamos siempre viajando. Acabamos de hacer pruebas en Francia, Austria, Italia, y en enero, Turquía, Rusia y luego las Olimpiadas en febrero», explica con naturalidad, asentado desde hace 10 años (2008) en la élite de este deporte a nivel internacional.

Los fallecimientos de su entrenador, Israel Planas, y de su amigo Ángel Moreno le han cambiado la vida

Desde que dejara por completo a un lado el balomano, su primera pasión, y se echara a la nieve con apenas 4 años para dedicarse plenamente a ello, el malagueño ya ha vivido infinidad de historias que le han hecho llegar donde está, aunque todavía le cueste vivir de ello. «Es difícil, nos movemos en función de las becas, de los resultados. Además, este año, la beca depende exclusivamente de los Juegos. Si tienes un mal día, te puedes quedar sin ella. Te lo juegas todo», se sincera. Por eso no le faltan motivos a Regino Hernández para que intente luchar por ese ansiado podio olímpico. El que le lleva persiguiendo largos años, por el que ha derramado, más que sangre, sudor y lágrimas y en cuya victoria sabe que no estaría solo, que dos de sus compañeros de batallas lo estarían aclamando desde arriba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos