Australia lanza un virus letal para exterminar a los conejos del país

El patógeno ha acabado, en dos meses, con casi la mitad de la población de esta especie en la zona, donde es una plaga

J. M. MORALES MÁLAGA.

Desde mediados de siglo, coexisten dos grandes enfermedades que diezman las poblaciones de conejo en nuestro país: la mixomatosis y la neumonía hemorrágica vírica, lo que sitúa a los depredadores naturales del conejo como zorros, águilas, hurones, linces y, como no, cazadores en un segundo plano. Con alrededor de un 90% de mortandad cada una de las mencionadas enfermedades, están dejando los campos españoles, y muy especialmente los malagueños, sin apenas rastro de ellos desde hace años. Afortunadamente, la elevada tasa reproductiva de esta especie (crían hasta 3 veces al año), junto con los grandes esfuerzos en la gestión cinegética sostenible, están manteniendo la situación.

Esta situación ha generado una gran preocupación al difundirse la noticia de la introducción de un nuevo virus en Australia, después de haber introducido ya la mixomatosis. La suelta de una cepa mortífera por parte del departamento de Industrias Primarias de Nueva Gales del Sur, causó efectos devastadores en las poblaciones de conejos australianos. Un patógeno denominado RHDV1 K5 que sólo afecta a los conejos, y que ya ha acabado con casi la mitad de la población del país, donde se difundió en más de 500 puntos. Además, tiene la capacidad de resistir varios meses en activo en el medio ambiente, lo que causará la mortandad del 90% de los conejos infectados en menos de dos días.

Así, esta guerra biológica mantiene en jaque a los cazadores españoles y a los amantes a la naturaleza, ya que sostienen que un descenso mayor aún en las poblaciones de conejos, no sólo tendría repercusiones a nivel cinegético sino también causaría un grave perjuicio a las poblaciones de especies que necesitan de este para su subsistencia, como pueden ser el lince ibérico o el águila imperial, entre otras.

La desaparición de esta especie repercute también en los animales que se alimentan deesta

La Oficina Nacional de la Caza ha pedido tanto al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) como al gobierno australiano que se facilite toda la información sobre la existencia de este proyecto, así como de sus posibles consecuencias para terceros países y las medidas adoptadas para evitar que este virus llegue a otras zonas, en las que su incursión podría ser devastadora. La subdirectora de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del MAPAMA, Beatriz Muñoz, señaló que comparte la preocupación por el proyecto australiano y explicó la adopción de algunas medidas al respecto. Así, cualquier importación de conejos procedentes de Australia a Europa pasarán un control fronterizo en el primer puesto aduanero. Además, cada partida tendrá que venir acompañada de un certificado de inspección veterinaria que aporte las garantías sanitarias necesarias frente a esta enfermedad.

Cabe señalar que, de llegar este virus a los campos españoles y malagueños, el descenso acusado de la población de conejos pasaría una seria factura al sector cinegético, en el que este animal, junto a la perdiz roja, se consagra como una de las especies estrella de la caza menor en la zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos