Álvaro Cabello, una plata de muchos quilates

Álvaro Cabello, con su medalla y la camiseta de la selección española, en el Muelle Uno./Salvador Salas
Álvaro Cabello, con su medalla y la camiseta de la selección española, en el Muelle Uno. / Salvador Salas

El malagueño presume del subcampeonato mundial juvenil con los ‘hispanos’ de balonmano

FÁTIMA ÁVILA-CASANOVA

Cansado, pero con los ojos cargados de ilusión, después de un intenso mes de competición y de por qué no decirlo una buena celebración por las calles de Madrid con el resto de compañeros de selección, el malagueño Álvaro Cabello atiende a SUR dos días después de conseguir su mayor gesta deportiva, la medalla de plata del Campeonato del Mundo de balonmano juvenil. Quién le iba a decir al lateral izquierdo formado en las filas del Maristas y cuyo mayor sueño es ser médico algún día que formaría parte de ese grupo de 16 jugadores que por segunda vez en la historia de este deporte, tras la plata de 2011, subiría al segundo escalón del podio de un Mundial juvenil.

El camino hasta aquí no ha sido fácil, tal y como relata Cabello, ya que una importante lesión en la rodilla le impidió disputar el pasado verano el Europeo, dolencia de la que no se recuperó totalmente hasta bien entrada la temporada: «Me rompí el ligamento cruzado, esta es una lesión que te tiene casi un año apartado de la competición. Muchos deportistas tras sufrirla desaparecen, pero yo sabía que iba a volver y con más fuerza que nunca. En enero de 2016, cuando sucedió todo, estaba seguro de que vendría a este Mundial y de que haría un buen papel». En su recuperación fueron claves tanto el doctor Alejandro Espejo, que le operó, como sus familiares que estuvieron con él en todo momento.

El jugador del GAES Málaga ha completado un gran campeonato en el que llegó a ser nombrado MVP del duelo de octavos

Así, los meses fueron pasando y enrolado en las filas del ARS Palma del Río, de División de Honor Plata, fue convocado para las concentraciones del combinado estatal de su categoría y, posteriormente, su nombre apareció en la lista de 16 jugadores para el Mundial de Georgia. En la competición fue de menos a más. Durante los primeros partidos su labor en defensa fue fundamental, pero a medida que iban discurriendo las jornadas comenzó a aportar tanto en defensa como en ataque, convirtiéndose en el choque de octavos de final, frente a Polonia en el MVP del partido. En aquel encuentro tuvo un papel fundamental, recuerda con orgullo el jugador del GAES Málaga:«El partido de octavos, por muy bien que hayas jugado la fase de grupos, si lo pierdes caes eliminado. Así que ese choque contra Polonia era muy importante. En él marqué cinco o seis goles, no lo recuerdo bien, y en defensa estuve bastante sólido. En mi opinión ese partido fue clave para el equipo. Al principio el conjunto estaba un poco atascado en ataque, porque los polacos son jugadores muy grandes, pero con mi tiro exterior pude abrir la defensa».

Sus datos

Ficha personal
Álvaro Cabello Palma. Fecha y lugar de nacimiento: 24 de diciembre de 1998 (Málaga). Altura y peso: 1.93 m./95 kilos.
Trayectoria deportiva
Equipos: Maristas, ARS Palma del Río y GAES Málaga. Palmarés: Subcampeón del mundo con la selección juvenil y cuatro veces campeón de Andalucía con Maristas. Además, se ha colgado dos oros y un bronce en Estatales con el combinado andaluz.

La semifinal contra Croacia (24-26) fue el partido más complicado de todo el Campeonato, ya que los ‘hispanos’ venían de perder dos amistosos contra ellos y se tenían que jugar el pase a la final contra uno de los grandes favoritos para alzarse con el título. Hay que tener en cuenta que España nunca estuvo en las quinielas para colgarse una medalla, y mucho menos para meterse en la final. Sin embargo, los jugadores entrenados por Alberto Suárez tiraron de casta para sacar el partido adelante, asegura:«Ese fue el choque en el que dimos un golpe en la mesa. El equipo estuvo más unido que nunca. Sin duda, fue el partido más duro y sufrido, y también el más bonito».

Cabello, en un reportaje en SUR hace cuatro años.
Cabello, en un reportaje en SUR hace cuatro años. / SUR

Oportunidad perdida

Posteriormente, disputaron la final contra una imponente Francia (25-28). Echando la vista atrás, Cabello se lamenta de la oportunidad perdida para hacerse con el oro:«Se nos ha quedado un sabor agridulce, porque sabíamos que éramos capaces de ganarles». No obstante, tras la gesta lograda llega el descanso del guerrero, aunque en esta ocasión Cabello solo dispondrá de 10 días antes de incorporarse a la disciplina de su nuevo club, el GAES Málaga de Primera Nacional. El lateral izquierdo será uno de los baluartes del gran proyecto del balonmano capitalino y no puede estar más contento con la decisión tomada, tanto a nivel deportivo como personal, confiesa: «En este equipo me siento como en casa. Estoy seguro de que a final de la temporada podremos luchar por la fase de ascenso a División de Honor Plata. Además, en el aspecto personal, volveré a Málaga, tras un año duro en el que he vivido en Sevilla y jugado en Córdoba; y dejaré la carrera de Psicología y comenzaré Medicina –en caso de no conseguir plaza ya está inscrito en Fisioterapia–, que es uno de mis grandes sueños». El juvenil, a pesar de ser un jugador importante en la selección española y de liderar el gran proyecto deportivo del balonmano malagueño en la capital, sigue viendo el deporte como un complemento en su vida:«Mi sueño es ser médico y poder irme con la Cruz Roja o alguna ONG a países en dificultades. Para mi son muy importantes los estudios. Siempre pienso que al igual que me rompí la rodilla hace un año, me puede pasar dentro de una semana, y qué pasaría con mi futuro».

Fotos

Vídeos