DEPORTE BASE. BALONMANO PAYA

Adrián Bandera y Sergio Venegas, oro en el Mundial con la selección española sub-17

Los jugadores de la selección española sub-17, con sus medallas y el trofeo. :: sur

Los 'hispanos' se impusieron a Italia y subieron a lo más alto del podio en la cita disputada en Isla Mauricio

FÁTIMA ÁVILA-CASANOVA MÁLAGA.

El balonmano playa sigue dando grandes alegrías a la afición española. La última de ellas ha llegado de la mano de la selección nacional sub-17, que hace unos días se proclamó campeona del mundo en el torneo celebrado en Isla Mauricio. Precisamente, de ese combinado de oro han formado parte los malagueños Adrián Bandera y Sergio Venegas, quienes hace unas semanas, también con los 'hispanos', subieron a lo más alto del podio del Europeo de la categoría.

Los jugadores de Pedro Bago se colgaron el oro tras derrotar en la final a Italia por 24-27, 24-18 y 6-7. La selección española contabilizó todos sus partidos por triunfos. En la previa, superó a Paraguay (30-13 y 21-16), a República Sudafricana (3-26 y 4-29) y a Argentina (25-17, 13-15 y 9-4). Posteriormente, en la 'main round', derrotó a Australia (28-6 y 24-16), a Portugal (15-14 y 27-16) e Italia (25-24 y 30-29), y en los cruces, eliminó en cuartos a China Taipei (18-21 y 21-23), y a Argentina en semifinales (22-15 y 18-15) para plantarse así en la final.

A su llegada a España, tanto Bandera como Venegas se mostraban muy orgullosos del trabajo que habían completado a nivel individual y del nivel que la selección había demostrado en el Mundial. Para Bandera, jugador del Ciudad de Málaga, el secreto del éxito estuvo en la concentración del equipo: «Una de las claves que nos ha permitido llegar tan lejos en el Campeonato ha sido el grado de concentración que jugadores y cuerpo técnico hemos alcanzado. Gracias a ello hemos sabido competir como nunca».

Ambos jugadores han vivido momentos inolvidables durante los días que han pasado compitiendo en Isla Mauricio, aunque de todos ellos al jugador del Mijas Sergio Venegas hay uno que jamás se le podrá olvidar, y fue aquel que vivió en primera persona en el último minuto del primer set del partido de 'main round' frente a Italia, rememora: «En aquel momento íbamos perdiendo de uno. Necesitábamos ganar ese primer set, porque si lo perdíamos el partido se nos ponía muy cuesta arriba. Los entrenadores entonces me miraron y me dijeron que iba a entrar a disputar ese último minuto y que tenía que meter de dos puntos. Confiaron en mi y no les quería defraudar. Al final, conseguí meter el gol y ganamos ese primer set, y a la postre el partido, frente a Italia».

Precisamente, la selección alpina fue el rival más correoso, según relatan los malagueños. Desde el principio se mostró como uno de los equipos más duros del Campeonato, explica Venegas: «Teníamos claro casi desde el principio que el Mundial lo ganaban ellos o nosotros, porque no había otro equipo, salvo el nuestro, que pudiera hacerles frente. Los dos partidos que jugamos contra ellos fueron muy duros». Adrián Bandera, por su parte, añade: «El choque mas difícil, sin duda alguna, fue la final. Éramos conocedores del nivel de los italianos y, aún habiéndoles ganado todas las veces que nos habíamos encontrado, sabíamos que iba a ser un partido disputado. Sin embargo, gracias a la cabeza y calidad de nuestro equipo conseguimos ganar en los 'shoot outs'.

Fotos

Vídeos