Los Dólmenes afronta el asalto definitivo al ascenso

Parte del equipo malagueño antes del desplazamiento a Porriño.
Parte del equipo malagueño antes del desplazamiento a Porriño. / SUR
  • Se mide esta tarde al Porriño en el primero de los tres partidos de la fase de ascenso a División de Honor Plata

Llega la hora de la verdad para el equipo de Lorenzo Ruiz y Darío Mata. El trabajo de toda la temporada se deberá ver reflejado en este fin de semana. De nada serviría ser el líder del grupo F si ahora se falla. El deporte es así de duro. Los Dólmenes disputará tres partidos desde hoy hasta el domingo dentro un grupo de cuatro equipos, pero sólo el que resulte primer clasificado tras esta batalla militará la próxima temporada en la División de Honor Plata.

Será un largo fin de semana que comenzó anoche, momento en el que la expedición antequerana salió hacia Vigo (Pontevedra), ciudad en la que se ubica su hotel de concentración. Allí descansará el equipo durante la tarde de hoy antes de desplazarse a la localidad vecina de Porriño (sede del grupo II de la fase de ascenso) para disputar su primer partido, que dará comienzo a las 21.00 horas ante el anfitrión, el BM. Porriño.

Mañana, los jugadores deberán aprovechar las horas previas al encuentro para descansar el máximo tiempo posible, porque a las 18.00 horas tendrán su segunda cita, ante el BM. Trapagarán vasco, pero después de este partido tendrán aún menos descanso. Una ‘carrera de fondo’ para Los Dólmenes.

Por si fuera poco el esfuerzo que habrán acumulado a esas alturas, la última jornada se disputará el domingo a las 11.30 de la mañana frente al cántabro Santoña, sólo 15 horas después del encuentro del sábado, pero la plantilla sabe que será el último partido de la temporada, que llegan las vacaciones y, si las jornadas anteriores han sido fructíferas, podrán hacer historia ascendiendo a División de Honor Plata, que es el único objetivo por el que el club viaja a Galicia. Merecerán la pena el esfuerzo y la entrega, de eso no cabe duda, pero también será cuestión de suerte poder mantener las condiciones físicas óptimas hasta el último suspiro de la competición.

El primer rival, Porriño, se caracteriza por su intensidad en el juego y por la experiencia de algunos de sus jugadores que han militado en categorías superiores. Concluyó la Liga como segundo clasificado del grupo A acumulando 51 puntos, cuatro menos que el conjunto antequerano en el F. El segundo rival, Trapagarán, es un equipo muy veloz y aprovecha cualquier error defensivo para convertirlo en gol favorable. Acabó la competición como segundo clasificado del grupo C con 49 puntos, seis menos que Los Dólmenes.

El último equipo al que se enfrentarán los verdes, el BM. Santoña, destaca por ser el más veterano de la fase de ascenso y puede permitirse rotar a sus jugadores, ya que cuenta con suficientes recursos. Concluyó la Liga como líder del grupo B con 49 puntos, los mismos que el Trapagarán y seis menos que los antequeranos. Hay que ganar a todos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate