balonmano

Jennifer llama a las puertas de la selección

Jennifer posa en la redacción de SUR.
Jennifer posa en la redacción de SUR. / Ñito Salas
  • Pese a colocarse sextas en la tabla, ninguna de las jugadoras del Rincón Fertilidad figura en la última convocatoria nacional

  • «No renunciaría a ir a la selección absoluta de pista por acudir a la de balonmano playa», aclara la extremo izquierdo

Se han asentado en la máxima categoría del balonmano nacional, luchan por meterse en puestos europeos, se han clasificado para disputar la fase final de la Copa de la Reina... En conclusión, el Rincón Fertilidad está viviendo una de sus mejores temporadas históricas y Jennifer Gutiérrez juega un papel fundamental en todo ello. La extremo izquierdo de 22 años, que lleva tres temporadas en el equipo, se posiciona octava en el ‘ranking’ nacional de máximas goleadoras con 91 tantos esta campaña. Además, a nivel individual, se proclamó campeona del mundo como integrante de la selección española de balonmano playa el pasado año. Aunque quizá eso todavía no baste para crearse un hueco entre las ‘Guerreras’.

Pese a su actuación dorada en el Mundial de balonmano playa de Budapest, Jennifer no se considera una especialista en la arena. Y es que su día a día se centra en la pista. «Para mí, la selección absoluta de pista está por encima de todo. Me gusta acudir a la de playa, pero yo soy jugadora de pista. Es a lo que me dedico durante diez meses al año y es donde más me gusta competir», se sincera, a lo que añade de forma rotunda: «No renunciaría a la selección de pista por ir a la de playa, pero no se me ha dado la oportunidad de elegir, de momento».

Nuevo seleccionador

La selección ya ha comenzado a rodar este año, esta vez de una forma especial. Tras poner fin a su período de nueve años liderando el equipo, Jorge Dueñas abandonó a las ‘Guerreras’ el pasado mes de febrero, dejando su cargo al exentrenador del Granollers Carlos Viver. Las primeras convocatorias, tanto del equipo absoluto como del B, salieron a la luz y llamó la atención no ver entre los nombres ni a Jennifer ni a ninguna de las representantes del combinado malagueño. Algo destacable, ya que es uno de los pocos conjuntos de la máxima categoría del balonmano femenino que no cuenta con una representante en las dos principales categorías del cuadro español.

«El problema es que a las que jugamos con la selección de playa se nos ha encasillado en esa modalidad. Es verdad que yo he estado jugando ahí desde que pasé la categoría júnior, pero mi sueño y mi objetivo en mi carrera deportiva es poder llegar a la de pista», sentencia la jugadora. Y añade: «Hemos sabido que van a dar muchas nuevas oportunidades para formar parte de la selección y que yo podía ser una de ellas, pero por el tema del balonmano playa quizá se lo hayan pensado más». Aunque ella lo tiene claro: «No renunciaría a ir a la selección absoluta de pista por acudir a la de balonmano playa».

Cuesta creer que entre las jugadoras de Diego Carrasco no se encuentre ninguna jugadora lo suficientemente capacitada para vestir la camiseta nacional. Ni Sole ni Bea Puertas ni tampoco Jennifer. Ya lo hizo en su momento la internacional Nuria Benzal, aunque otras jóvenes promesas apuntan alto con su rendimiento. «Nuria es la veterana y siempre nos dice que no nos preocupemos, que sigamos trabajando y que las cosas llegan cuando tienen que llegar». Y es que las ‘guerreras’ malagueñas no pierden la esperanza. «Ver las nuevas listas y comprobar que están apostando mucho por gente joven nos motiva a las jugadoras que estamos en la Liga. Nos da fuerzas para seguir trabajando», explica la extremo izquierdo. «Hay un cambio generacional claro y nos gusta que haya nuevas caras en el equipo y que estén probando para ver cómo encajan las piezas», añade. Un dato destacable en relación con esta nueva generación es el hecho de que en la primera convocatoria oficial de la absoluta para los partidos preparatorios del Europeo se haya incluido hasta a seis jugadoras debutantes.

Un sueño

Toda niña, cuando comienza a involucrarse con un deporte, sueña con ser como sus ídolos, llegar algún día a esos niveles y, cómo no, poder competir representando a su país. Jennifer es una de ellas. «Desde que empecé a jugar al balonmano, veía los partidos de la selección y comencé a seguir a muchas de las jugadoras. ¿Quién no ha soñado con levantarse y ver un correo o un mensaje con la convocatoria a la absoluta? Es el objetivo de cualquiera», explica la jugadora del Rincón Fertilidad. «Sin duda, sería un sueño poder compartir pista y equipo con aquellas personas a las que he admirado desde que tenía 10 años», recalca.

Sin embargo, la motivación y las ganas de seguir creciendo se mantienen intactas en la joven extremo, que continúa sumando méritos a diario para poder ganarse un merecido puesto en la selección. «Si me dan la oportunidad, lo haré lo mejor que pueda para demostrar que merezco estar ahí. No me importa sacrificarme y trabajar el doble de duro para ello. Es mi meta y voy a hacer todo lo que pueda para conseguirla», se sincera Jennifer.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate