Regino Hernández: «Merecía ganar esta medalla; tiene mucho trabajo detrás»

Regino Hernández celebra la plata lograda en los Mundiales de Sierra Nevada.
Regino Hernández celebra la plata lograda en los Mundiales de Sierra Nevada. / Efe
  • Subcampeón del mundo por equipos de snowboard cross. El deportista afincado en Mijas acaba de lograr en Sierra Nevada uno de los grandes hitos de su carrera: «Es una enorme alegría»

Regino Hernández (Ceuta, 1991) se inició en el ‘snowboard’ cuando era sólo un niño. En su familia el deporte estrella era el balonmano, pero sus padres lo iniciaron en el mundo de la nieve y este mijeño de adopción pronto empezó a destacar. En su trayectoria hay dos participaciones en Juegos Olímpicos, un Mundial júnior en 2011 en Italia y presencia en decenas de Copas del Mundo. Pero el lunes, en Sierra Nevada, la estación en la que empezó a esquiar, Hernández logró todo un subcampeonato del mundo por equipos y ahora pasa por uno de los mejores momentos de su carrera.

Este periódico titulaba este martes ‘Plata de justicia para Regino’. Después de lo bien que empezó en Sierra Nevada, con el tercer mejor tiempo de las rondas previas y de que las caídas terminaran con sus opciones en categoría individual, estará de acuerdo con esa expresión.

Sí, totalmente. La plata por equipos lo ha compensado todo, después de ese día con tan mala suerte en las carreras individuales. Creo que merecía ganar una medalla, hacer un buen papel y no quedarme fuera a las primeras de cambio por una caída. Tiene mucho trabajo detrás, llevamos con esta competición en mente los últimos dos años.

La medalla la ha logrado junto a su compañero y amigo Lucas Eguibar, con el que lleva muchas horas de nieve.

Sí, cuando logramos el podio fue un momento de mucha emoción. Lograr una medalla para España y delante de toda mi gente, que había venido a verme, fue una alegría increíble. Era la primera vez que participaba en una competición mundial en Sierra Nevada, que es como mi estación. Estoy muy contento de las carreras que hice. En semifinal tuve que remontar porque hice mal la salida y me puse cuarto, pero con un poco de sangre fría logré darle el relevo en primera posición.

¿Tuvo en la final por equipos esa pizca de suerte que le faltó en individuales? En carreras de un minuto de duración, cualquier error es fatal.

La modalidad de ‘boardercross’ (descenso en pista) es así. Puedes ser el mejor del mundo, a años luz del segundo, que si un rival comete un error delante tuyo, te caes y estás fuera. La suerte es importante; yo cuando compito no pido tener buena suerte, pido no tener mala suerte y poder hacer mi carrera sin percances. Una caída es cuestión de milésimas de segundo y eso es muy difícil entrenarlo.

Llegaba con mucha confianza al campeonato de Sierra Nevada y no dudó en decir antes de la competición que su objetivo era el oro.

Por supuesto. Venía de tener buenos resultados, que estábamos en los primeros puestos. Sólo había que lucharlo y no tener mala suerte.

Nació en Ceuta, pero se mudó a Mijas cuando sólo tenía un año. Eso de ser subcampeón del mundo de snowboard siendo de la Costa del Sol suena extraño. ¿Cómo empezó en los deportes de nieve?

Mis padres hacían snowboard. Entonces, desde muy pequeño, subía con ellos a Sierra Nevada. Recuerdo con cinco o seis años estar ya en una tabla y entonces yo era uno de los pocos niños de España que hacía ‘snow’ y la gente flipaba con ver a un niño tan pequeño con una tabla.

Supongo que en tiempo de pretemporada o de competición está poco tiempo en Mijas.

En pretemporada suelo estar una semana en casa y otra fuera, desde septiembre hasta diciembre que empiezan las competiciones y que terminan en marzo. En esos meses paro poco en casa. Con la Federación siempre nos movemos mucho. Solemos pasar la pretemporada en Suiza, en un glaciar, y cuando las estaciones españolas empiezan a tener nieve en diciembre, ya empiezan las competiciones y entonces viajamos por todo el mundo siguiendo el circuito.

¿En qué punto de su carrera se da cuenta de que es bueno, que puede optar a títulos internacionales?

Es una evolución de hace muchos años. La Federación hacía unas concentraciones para ver qué chavales de cada comunidad tienen opciones. Así empiezas en campeonatos de España, después en Europeos y así vas viendo que puedes tener algún futuro. En España hay muy pocas licencias de esquí y estamos demostrando que no hace falta ser de un país nórdico para ser bueno.

Eso de que el snowboard sea tan minoritario en España hace que sea difícil vivir de este deporte. ¿Lo compatibiliza con estudios o trabajo?

Trabajo no puedes tener, porque pasamos muy poco tiempo en casa y eso es difícil compatibilizarlo con la actividad laboral. La única manera de vivir del snowboard es teniendo buenos resultados y obtener becas.

¿Y además de la Federación no tienen apoyo de clubes?

No, sólo tenemos ayuda de patrocinadores, aunque dentro del snowboard la mayoría de las marcas se fijan más en el ‘freestyle’ (estilo libre, basado en trucos y piruetas) que en el ‘boardercross’. Espero que con estos buenos resultados lleguen más ayudas en forma de patrocinio. Teledeporte emite nuestras carreras desde hace dos años y eso nos da más visibilidad. Este año Eurosport también se ha metido muy fuerte y la gente empieza a saber que hay españoles compitiendo al más alto nivel.

¿Cuáles son sus siguientes retos?

Ahora ya tenemos que pensar en las Juegos Olímpicos de invierno del próximo año, en Pyeongchang (Corea del Sur). Es el evento más importante que tenemos a medio plazo y hay que prepararse muy bien.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate