Plata de justicia para Regino

fotogalería

Regino Hernández, entre el austriaco Haemmerle y el canadiense Hill, en la manga de semifinales, en la que acabó primero. / Efe

  • El malagueño se desquita junto a Eguibar en la prueba de snowboard cross por equipos en el Mundial de Sierra Nevada

  • Con un tiempo más adverso que el domingo, protagonizó excelentes arranques en la semifinal y la final que facilitaron la labor de su compañero

Esta vez sí. Plata de justicia para Regino Hernández en el Mundial de Sierra Nevada, competición bienal, que supone el mayor éxito en la carrera de este mijeño de 25 años (nacido en Ceuta pero afincado en tierras costasoleñas desde que tenía unos meses). El malagueño logró el segundo lugar, en compañía del guipuzcoano Lucas Eguibar, en la prueba de snowboard cross por equipos, una disciplina en la que los ‘riders’ participan por parejas de tal manera que cuando el primer deportista del equipo pasa por meta se le abre el portillón al segundo, en mangas con cuatro competidores (no seis, como en el concurso individual). Para hacer la selección de equipos cuentan los puntos FIS de la lista de la Copa del Mundo, y el corte es en el ‘top 60’.

No cabe restar ápice alguno de mérito a la hazaña de Hernández, que explotó su rápida salida y que hizo el primer relevo, lo que benefició a Eguibar a la postre, un ‘rider’ más táctico. En este sentido, el papel del malagueño, gafado en la víspera, fue decisivo desde el inicio de la competición, en cuartos de final.

Regino Hernández y Lucas Eguibar (este, plata en individuales) partieron en unas condiciones más duras que el domingo, con -5 grados en la cima de la Loma del Dílar (2.618 metros) y una pista de 1.117 metros con un desnivel de 198 (el descenso es tan vertiginoso que apenas dura un minuto). La pareja se clasificó de forma brillante en cuartos, en la única manga en la que hubo tres parejas participantes, no cuatro. Después, en semifinales tuvo que lidiar con los norteamericanos Kearney y Baumgartner (a la postre campeones), los austriacos Pachner y Luefner, y los franceses Bozzolo y Vaultier. Pasaron las dos primeras parejas, y Hernández fue primero en su bajada, y Eguibar mantuvo la posición en su turno.

En la final los españoles se las vieron con los citados Kearney y Baumgartner, con Hill y Robanske (Canadá) y con Schairer y Haemmerle (Austria). Salió primero Regino Hernández, que, como en semifinales, comenzó cuarto y fue remontando. Estuvo cerca de colocarse primero, pero cerró su descenso por detrás de Kearney. Eguibar partió del portillón algo más lento y se situó inicialmente tercero, pero adelantó una plaza y estuvo cerca de alcanzar en el ‘sprint’ final al veterano Baumgartner, en un arreón fallido por el oro. Canadá fue bronce. Mientras, el francés Vaultier, que ganó todos los descensos en individuales, desde la calificación a las cuatro mangas de la final, se tuvo que conformar ayer con el quinto puesto, el primero de la final B.

Sexta medalla española

Ver a un malagueño colgándose una medalla en un Mundial de esquí y snowboard, disciplinas de nieve, resulta atípico, pero desde que tenía cinco años Regino Hernández acudía a Sierra Nevada y empezó a tomar contacto con este medio. En todo caso, para calibrar el valor de la hazaña cabe considerar que la FEDI (la Federación Española de Deportes de Invierno) sólo tiene 150 licencias de snowboard. El trío que forman Regino Hernández, Lucas Eguibar y el cántabro Laro Herrero vienen trabajando desde algo más de un lustro junto al seleccionador, Israel Planas, y el sacrificio comienza a ofrecer réditos.

Regino Hernández y Lucas Eguibar, ayer exultantes en el podio.

Regino Hernández y Lucas Eguibar, ayer exultantes en el podio. / Efe

Con esta medalla y la del domingo, España eleva a seis el total de preseas en un campeonato del mundo de un deporte olímpico de nieve. No cuentan las del patinador artístico madrileño Javier Fernández, que pertenecen a las disciplinas de hielo, incluidas en la Federación Española de esos deportes (FEDH). Las otras cuatro medallas fueron el oro en St.Moritz (Suiza, 1974) en eslalon de Francisco Fernández Ochoa; el de 50 kilómetros estilo libre y la plata en persecución del nacionalizado Johann Mühlegg en Lahti (Finlandia, 2009) –antes de su escándalo de dopaje en Salt Lake City–, y la plata de Queralt Castellet en halfpipe en Kreischberg (Austria, 2014).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate