Diario Sur

Chato devuelve la sonrisa a los suyos

El boxeador marbellí, junto a su mujer, Estefanía Jiménez, ayer en el hospital de Cruces de Baracaldo.
El boxeador marbellí, junto a su mujer, Estefanía Jiménez, ayer en el hospital de Cruces de Baracaldo. / Sur
  • El boxeador marbellí evoluciona favorablemente y está recuperando el apetito

Han pasado sólo cinco días desde que se pusiera en manos de los profesionales médicos que estaban de guardia en el hospital Cruces de Baracaldo. Allí llegó con una grave lesión en la cabeza tras un golpe recibido en el décimo asalto del combate por el título nacional en peso superwelter y tuvo que ser operado de urgencia de una contusión craneal con sangrado. Pero el boxeador marbellí Antonio ‘Chato’ Benítez no estaba dispuesto a dejarse vencer en esta pelea y durante toda la semana ha ido dando pasos hacia su recuperación.

Rodeado de su familia, el malagueño despertó el martes del coma inducido. Fue la primera buena noticia. Reconocía a sus familiares e incluso hizo algunos gestos con la mano, pese a encontrarse aún bajo los efectos de la sedación. El miércoles empezó a hablar algo y a recuperar la memoria, recordando incluso algunos momentos del combate ante Javier García Roche el ‘Rey Chatarrero’ en el Bilbao Exhibition Centre (BEC).

Ayer, el malagueño permanecía estable, dentro de la gravedad y de la complejidad del postoperatorio, consciente y muy optimista. La imagen que acompaña esta información, en la que aparece en el hospital junto a su mujer, Estefanía, es una señal de que la evolución del deportista de 32 años va por buen camino. Su pareja no se ha despegado del boxeador en todas estas horas y ayer reconocía a sus allegados que estaba feliz por la mejoría de Antonio: «Me ha vuelto a dar el mejor regalo de mi vida». La mujer de ‘Chato’ Benítez también escribió en las redes sociales para tranquilizar a todos aquellos amigos que le habían preguntado por la salud del boxeador en los últimos días. «Mi guerrero ya está más estable y poco a poco va recuperándose. Esto es lento, pero va dando pasos de gigante», afirmó en su cuenta de Facebook. Muestra de esta mejoría es que el boxeador está recuperando el apetito y ayer incluso le pidió a su mujer algo de chocolate. Pese a que la familia ha pasado por un calvario en los últimos días, hay mucho optimismo en el entorno del deportista, ya que está respondiendo bien a los tratamientos. Por ahora no será intervenido de la rotura del segundo metacarpiano de su mano derecha; Benítez se rompió la mano en el segundo asalto de su combate contra García Roche –algo que le impidió defender al cien por cien el título de campeón de España–, pero esta intervención no corre prisa por ahora. Tampoco hay plazos por ahora para su traslado a Málaga, ya que habrá que esperar a que esté mucho más recuperado.

Mientras, el marbellí sigue recibiendo mensajes de ánimo y de apoyo del mundo del boxeo español. Existe una iniciativa para organizar una velada en homenaje al boxeador malagueño una vez que se haya pasado el susto y ya hay varios boxeadores que se han prestado a participar en ella.

Temas