Diario Sur

La Carihuela acogió el domingo una competición de pesca de surfcasting

Algunos participantes en el campeonato de Decapesca. :: carlos lomeña
Algunos participantes en el campeonato de Decapesca. :: carlos lomeña

La playa de la Carihuela, ubicada en el término municipal de Torremolinos, se conformó el pasado domingo como el escenario de un concurso de pesa en la modalidad de 'surfcasting'. Se trató de la segunda edición del campeonato de Decapesca que el pasado año tuvo lugar en la playa de Huelin y que, en esta ocasión, ha contado con alrededor de ochenta pescadores entre sus competidores. Una competición que durante su realización en 2015 coincidió, además, con la octava y última jornada de la liga de pesca de Torremolinos y que estuvo organizado por la tienda de Decathlon Guadalmar en colaboración con el Club Deportivo Surfcasting Torremolinos.

Una de las singularidades de este evento, en contraposición a la mayoría de concursos de pesca, se basa en que es gratuito. Además, se hizo entrega a todos los participantes de dos cajas de gusanos para el cebo, una de coreanos y otra de americanos. Esto último por parte de la empresa de indumentaria deportiva organizadora del evento.

A lo largo de la competición, cada pescador dispuso de dos cañas y de un máximo de tres anzuelos de indiferente tamaño en cada una de ellas. Sin embargo, uno de los requisitos fue que solo se pudo pescar con cebo natural, por lo que se excluía el resto de alternativas, como peces vivos o artificiales, engodos o harinas, entre otros.

Además, para la participación en esta segunda edición del Decapesca, resultó indispensable la presentación de la licencia de pesca del tipo 2, permiso que habilita a su poseedor a la pesca marítima realizada desde tierra. Y, a su vez, se garantizó el correcto funcionamiento de las leyes para que todas las especies capturadas cumplieran con las tallas mínimas que estipula la Federación Andaluza de pesca deportiva. Por ello, se midió cada uno de los pescados sacados de la mar justo en el momento de su captura y se procedió, posteriormente, a la devolución de los mismos al agua si no cumplían con las medidas mínimas.

Escasas capturas

El día del concurso resultó soleado y la mar estuvo durante todo el campeonato 'como un plato' con un leve componente de viento de levante. Tranquilidad excesiva de la mar que se mostró como una de las posibles causas de que el número de capturas fuera ínfimo, ya que solo se sacaron algunos sargos, peces araña, besugos, herreras y jureles, todos de pequeño tamaño. En cuanto a los ganadores, el campeón fue Jorge Rojas, pescador local y componente del club de pesca de surfcasting de Torremolinos, quien con una captura total de 1.628 gramos, terminó llevándose también el trofeo a la pieza mayor y al mayor número de piezas. Tras este, Francisco Trujillo con 755 gramos y Manuel González, que ocupó el tercer cajón del pódium con un peso total de 571 gramos. Todos ellos fueron premiados con equipos de surfcasting. La entrega de premios fue por parte de César Carrasco, concejal de Deportes de Torremolinos en representación del Ayuntamiento.

Tras el concurso, uno de los organizadores del evento, Miguel Ángel Marañón, valoró: «Pese a que, lamentablemente no fue una jornada demasiado fructífera en cuanto al número de capturas, han sido muchos los que han tenido la oportunidad de acceder a un evento de envergadura, con un elevado numero de participantes. Un aspecto diferente a la pesca en solitario y con ese aliciente extra que te da el poder competir».