Diario Sur

‘Chato’ Benítez se mantiene estable dentro de la gravedad

Antonio Benítez.
Antonio Benítez. / J. Alonso
  • El boxeador marbellí sigue ingresado en el hospital Cruces de Baracaldo, donde fue operado tras el combate del sábado

El mundo del boxeo español sigue muy pendiente del estado de salud del púgil marbellí Antonio ‘Chato’ Benítez, ingresado en el hospital Cruces de Baracaldo desde la noche del pasado sábado. Benítez tuvo que ser operado de urgencia tras el combate en el que defendía su título de campeón de España superwelter. Tras recibir un fuerte golpe en el décimo asalto, tuvo que recibir oxígeno en el ring y fue evacuado rápidamente por los servicios médicos. Fue trasladado al centro hospitalario donde los neurocirujanos lo operaron de una contusión craneal con sangrado, que se agravó por una torsión extrema del cuello que se produjo cuando cayó al ring. El marbellí se mantiene estable, dentro de la gravedad, y pendiente de su evolución en las próximas horas. Benítez está acompañado en el hospital por su familia, que acudió a tierras vascas para ver su combate. Nadie esperaba un desenlace así, aunque hay cierto optimismo en el entorno del deportista y los pronósticos son esperanzadores.

El marbellí era uno de los protagonistas de la velada del sábado ante 9.000 personas en el Bilbao Exhibition Centre por el título nacional superwelter, que Benítez ganó el pasado verano en Benalmádena. El malagueño se mostró muy superior a su oponente en el arranque del combate, pero desde el segundo asalto peleó con su mano derecha rota. Aun así ganó los tres primeros asaltos. Pero la pelea se prolongó y Javier García Roche, el ‘Rey Chatarrero’, fue ganando terreno. Era el último combate del catalán –que cuelga los guantes y que está preparando un programa de televisión para Cuatro– y terminó ganando al malagueño por K.O. en el décimo asalto de un duro combate. Una izquierda del ‘Rey Chatarrero’ acabó en la cara del marbellí, que cayó desplomado a la lona. Se vivieron momentos de gran tensión en el pabellón bilbaíno, aunque la rápida intervención de los sanitarios resultó clave.

Temas