Diario Sur

El Ciudad de Málaga y el Rincón Fertilidad son los reyes del balonmano más físico

Miembros de ambos equipos, en el aeropuerto la madrugada del lunes, a su llegada a Málaga.
Miembros de ambos equipos, en el aeropuerto la madrugada del lunes, a su llegada a Málaga. / Ñito Salas
  • Los héroes de la doble proeza malagueña en la Champions Cup explican cómo es la modalidad de playa

  • Superaron dificultades económicas para acudir a la cita canaria y barrer a sus rivales

Campeones de España y ahora también de Europa. Los equipos malagueños de balonmano-playa se resisten a bajarse de la nube. El pasado fin de semana lograron hacerse con el título de la Champions Cup, la máxima competición continental en esta modalidad deportiva, con variantes en el reglamento que lo diferencian del balonmano (cuatro jugadores, opción de goles con valor doble y puntuación por sets).

Tan exigente físicamente (por la superficie) como poco conocido, cuentan en sus plantillas en gran parte con jugadores que, a la vez, compiten en pista. En el caso del equipo femenino, el Rincón Fertilidad, cinco de sus integrantes compiten también en el equipo homónimo de la Liga Loterías: Coral, Soledad López, Cristina Maestro, Pepa Moreno y Jénnifer Gutiérrez, que se coronó además como la mejor jugadora de la final dada su gran actuación, sobre todo en los ‘shoot-out’, del encuentro ante el Szentendrei húngaro.

A la hora de preparar esta Champions Cup las chicas lo han tenido bastante complicado. «El martes pasado volvimos de jugar un partido de Liga fuera, y al día siguiente ya teníamos que viajar a Gran Canaria, sede del Europeo», recuerda Diego Carrasco, entrenador del conjunto femenino.

«Este es un deporte muy dinámico y que requiere una gran exigencia física. No te puedes relajar en ningún momento porque te meten un gol», aclara Pepa Moreno, capitana. Es una jugadora que, precisamente, ha vivido con especial emoción esta última e importante victoria, dada la incertidumbre que vivió antes de comenzar la temporada sobre si seguiría o no jugando al balonmano.

«Llevo persiguiendo esto más de quince años. Ya no esperaba que pudiera levantar este título», se sincera la atacante. «Tenía dos sueños: ganar el Europeo y ascender a la División de Honor española (en pista), y ambos los he cumplido». Una meta para Moreno y para su equipo que, al principio pudo complicarse más de la cuenta. «Lo vivimos con más alegría de lo normal, porque por cuestiones económicos veíamos complicado el poder asistir», explica Carrasco. «Pero Manolo Rincón nos dijo que no le parecía justo que las actuales campeonas de España no estuvieran en el Europeo», añadió para destacar la importancia de su patrocinio (Clínicas Rincón).

El factor patrocinio

Una ayuda de la que carece el equipo masculino de balonmano playa, el Ciudad de Málaga. Es un conjunto que lo ha ganado todo y que se ha logrado consagrar como el primer equipo español en lograr el campeonato nacional, el Tour (que agrupa las pruebas del circuito nacional), la primera posición en la Liga Europea y la Champions Cup en solo un año.

Todo esto conforma el palmarés de la temporada perfecta del cuadro masculino, en los que la mitad de sus integrantes juegan en diversos clubes en la pista. Ellos dieron la primera alegría al balonmano playa malagueño el domingo en Gran Canaria. Más tarde se sumarían las chicas a esta fiesta. Al igual que Moreno, el portero del equipo, Manolo Fernández, explicó: «Este es un deporte elitista físicamente, en la medida en que es una modalidad extremadamente física, muy exigente».

Elegido como mejor guardameta de Europa, Fernández se convirtió en uno de los protagonistas de la competición masculina. Sus intervenciones a la hora de parar los ‘shoot-out’ resultaron clave. «El sueño de todo portero es parar el último balón, el decisivo, y que le dé la victoria a tu equipo», argumenta Fernández. Esta fue su situación, ya que en la última ronda de estas penas máximas logró detener dos de los cinco tiros. «Yo puse esa mano, pero en realidad era de todo el equipo. En ese momento me tocó a mí, pero si no se hubieran marcado goles durante el partido no hubiéramos llegado a eso», se sincera. Sin embargo, este equipo de ganadores, el que ha conseguido llevárselo todo, continua sin tener presencia, incomprensiblemente, en la selección española de balonmano-playa.