Diario Sur

Quintero y Morata contribuyen a dos nuevas medallas en los Mundiales

Morata, ayer en el centro de la imagen. :: sur
Morata, ayer en el centro de la imagen. :: sur
  • Los karatecas malagueños logran una plata femenina y un bronce masculino por equipos en la modalidad de katas en Linz

La selección española masculina de katas, compuesta por el malagueño Damián Quintero, Pepe Carbonell y Fran Salazar, superó al combinado malayo y logró la medalla de bronce en los Campeonatos del Mundo de kárate, en Linz (Austria). Este éxito se sumó al logrado por el combinado femenino, integrado por Gema Morales, la también malagueña Margarita Morata y Paula Rodríguez, que se proclamó subcampeona del mundo tras ceder, por un claro 5-0, en la final ante Japón. Su segundo puesto es histórico, ya que nunca antes un equipo femenino español de kata había alcanzado la final en una cita mundialista.

Estos dos podios del kárate malagueño en Linz se suman al logrado por Damián Quintero, segundo en kata individual. Por su parte, otro malagueño, Carlos Jimena, cedió por un muy apurado 1-0 contra su rival alemán en la lucha por el bronce en kumite por equipos.

En la última jornada de competición en la ciudad austríaca, el equipo masculino de kata confirmó su favoritismo al imponerse, por 4-1, al cuadro malasio en la eliminatoria por el tercer puesto. Damián Quintero, Pepe Carbonell y Fran Salazar convencieron al publico y a los jueces en el envite por el tercer puesto, que les midió al equipo de Malasia. Con el bronce logrado más la plata femenina, la delegación española despide su participación en la cita mundialista de Linz con cinco medallas. Hay que recordar que Sandra Sánchez fue bronce en kata femenina y que el equipo femenino de kumite fue plata.

Quien no pudo adueñarse de una plaza en el podio fue el equipo masculino de kumite. Pablo Arenas, Rodrigo Ibáñez, Raúl Cuerva y Carlos Jimena cedieron ante el cuadro alemán y, con esta derrota, se despidieron del evento sin medalla.

Japón confirmó su hegemonía en el kárate al conquistar dos de los tres últimos títulos mundiales disputados, finalizando al frente del medallero. La representación del país asiático sale de Austria con nueve medallas, seis de ellas de oro, en los que han sido primeros campeonatos del mundo tras el anuncio de la integración del kárate en el programa olímpico, a partir de 2020. Habrá ocho disciplinas, todas ellas individuales: seis en kumite y dos en kata.