Diario Sur

El Trocadero Marbella Rugby obtiene la primera victoria de la temporada

El Trocadero Marbella Rugby obtiene la primera victoria de la temporada
  • El equipo de la Costa del Sol consigue imponerse al Portuense gracias a su mejor técnica en ataque y su presión defensiva

El Trocadero Marbella Rugby Club consiguió ayer su primera victoria en la División de Honor B, categoría en la que debuta en esta temporada, ante un rival, el Atlético Portuense, que se vio superado durante la mayor parte del partido y que sólo durante la primera mitad de la segunda parte consiguió sacudirse el dominio de los marbellíes. Si bien el marcador (34-12) responde en gran medida a lo que se vio en el campo, la reacción de los visitantes durante el comienzo de la segunda mitad puso en duda la victoria de los marbellíes y resucitó los fantasmas de los últimos partidos, en los que el Trocadero Marbella no pudo mantener el ritmo del partido y acabó sucumbiendo ante rivales con más experiencia en la categoría.

Ayer los marbellíes salieron decididos desde el principio a conseguir su primera victoria tras haber cosechado cuatro derrotas en las primeras jornadas. Lo hizo con sus ocho delanteros marcando el terreno y ganando la batalla por la obtención, con un espléndido Diego Echeverría en la conducción (obtuvo el reconocimiento al mejor jugador del partido que concede Café Baqué) y con una defensa asfixiante que presionó en todo momento a sus rivales y no los dejó jugar. Además, cada vez que abrió el juego su línea de tres cuartos exhibió la técnica marca de la casa de la cantera del Trocadero Marbella. Así fue como antes de cumplirse los primeros 25 minutos ya había perforado en dos ocasiones la línea de marca rival. Apenas pasados los 20 minutos se produjo posiblemente la jugada clave del partido, cuando con el marcador 10-0 en su favor los marbellíes detuvieron un ataque rival a menos de un metro de la línea de ensayo. En una situación de extrema defensa, los marbellíes exhibieron su rigor a la hora de placar y tras recuperar el balón lanzaron un contraataque que se coronó con un ensayo debajo de los palos. Un tercer ensayo sobre el pitido final llevó el marcador a un 22-0 que hacía presagiar un segundo tiempo tranquilo, pero no fue así.

Los portuenses salieron a la segunda mitad dispuestos a dar vuelta el partido. Algunas dudas que aparecieron a la hora de placar y la mala toma de decisiones dieron aire a los visitantes, que con dos ensayos se acercaron en el marcador (22-12). Todavía faltaban 15 minutos y los antecedentes de las derrotas precedentes empezaron a sobrevolar el partido. Todo bajo una intensa lluvia. Pero fue entonces cuando el equipo marbellí se reorganizó y puso el partido otra vez en campo rival. Regresó la presión asfixiante sobre los portuenses y las carreras veloces con pases precisos. Dos nuevos ensayos en apenas dos minutos, el segundo tras una estupenda intercepción, pusieron en el marcador el definitivo 34-12.