Diario Sur

Miramón, campeón del mundo de remo de mar por segundo año consecutivo

Miramón, en un momento de la prueba celebrada el pasado fin de semana en Mónaco. :: sur
Miramón, en un momento de la prueba celebrada el pasado fin de semana en Mónaco. :: sur
  • El malagueño del Real Club Mediterráneo logró el título el pasado fin de semana en el campeonato disputado en Mónaco

El malagueño Adrián Miramón se coronó ayer, por segundo año consecutivo, campeón del Mundo de Remo de Mar, en la cita mundialista que se disputó en Mónaco y en la que participaron cuatro embarcaciones del Real Club Mediterráneo.

A pesar de que todos los barcos malagueños pasaron a la final, dos de los que tenían aspiraciones a podio, el C4x+ femenino y el C1x de Adolfo Ferrer, se quedaron fuera de la pelea debido a varios incidentes.

Adrián Miramón culminó los 6.000 metros de la final de C1x en 28:49.94; la segunda plaza fue para el peruano Eduardo Linares, que entró seis segundos después y tercero, el sueco Dennis Gustavsson, a 20.99 segundos. Por su parte, Adolfo Ferrer concluía séptimo con un 'crono' de 30:11.56, a 1:21.62 del vencedor.

A pesar de este éxito, el renovado campeón del mundo no empezó bien el campeonato. Aún siendo favorito y defensor del título -logrado el año pasado en Perú-, en la manga eliminatoria quedó tercero, debido a que tuvo problemas con el barco. Tras esta primera regata, el remero del Real Club Mediterráneo probó con otro bote y con otras medidas. En la final, y gracias a este cambio, el malagueño salió desde el primer momento en cabeza y fue mandando en la regata desde el principio hasta el final, con un estado de la mar con muchas olas, que también le favoreció.

Problemas de orientación

«A la final llegué con regulares impresiones, porque en la eliminatoria cogí un barco que no había probado nunca y no me fue nada bien. Fui muy mal y hubo momentos en la regata que pensaba que me quedaba fuera de la final. Esto me obligó a hacer un cambio de barco e hice un rodaje con él y desde el primer momento me adapté muy bien», aseguró el remero. «El nuevo barco me dio mucha confianza para la final. Desde el principio, en la salida, me coloqué primero y el que iba segundo en un primer momento se chocó contra la boya y el que iba tercero, un tunecino, hizo una maniobra de cruce rara y colisionó con los que iban detrás», explicó. «Salí muy favorecido de esa situación, lo que me permitió consolidar el primer puesto. Solo tuve algún problema de orientación con la situación de alguna boya, que siempre me pasa. Ha sido una regata relativamente cómoda y estoy muy contento con el resultado, ya que en esta ocasión no me esperaba para nada volver a ser campeón del mundo», dijo el malagueño.

En cuanto al C4x masculino, formado por Antonio Cáliz Campal, Miguel Ruiz García, Sergio Pérez Moreno, Ramón Gómez Cotilla e Irene Torres de Gálvez, como timonel, terminó quinto con un tiempo de 24:51.99, a 34.79 de los ganadores, que fueron los checos. El cuatro malagueño hizo una buena final, tras haber quedado segundos en su eliminatoria.

Por su parte, el cuatro femenino del Mediterráneo compuesto por Celia de Miguel Gómez, Ángela Rodríguez Zamorano, Natalia de Miguel Gómez, Mª Victoria Galván García e Irene Torres de Gálvez, logró finalmente una décimo tercera posición, con un tiempo de 29:08.74, a 2:56.03. del vencedor, que fue Francia.

Las malagueñas tuvieron la mala suerte de tocarles por sorteo un barco de la República Checha, que no tuvieron tiempo de medir y que llevaba más peso de la cuenta, y que no les permitió ser competitivas.