Diario Sur

El Benalmádena sigue imbatido tras ganar también en Arjonilla

  • Ernesto Velázquez superó sus problemas de rodilla y fue clave para lograr el tercer triunfo en la División de Honor del bádminton nacional

El Bádminton Benalmádena ha comenzado la temporada como un tiro. El conjunto malagueño conservó ayer su condición de invicto al ganar de forma contundente al Arjonilla en la tercera jornada de la División de Honor Top 8 por un claro 0-7.

Los malagueños salieron a la pista dejando claras sus intenciones: asegurar los tres puntos lo antes posible. El doble mixto comenzó de manera inmejorable, ya que pese a las molestias de Ernesto Velázquez en una rodilla, conseguía junto a una gran Marina Fernández el primer punto para el Benalmádena tras superar a Juan Villalta y Mariola Serrano 16-21 y 18-21 (0-1).

Tras esto, los dobles siguieron la misma tónica: los benalmadenses superiores, aunque sin sacar una ventaja excesiva. Rafael Gálvez y Alejandro Toro, quien regresaba tras una jornada ausente, ponían el segundo punto en el marcador, venciendo a los jiennenses Lucas Carmona y Ángel Villanueva en dos mangas (17-21 y 15-21) (0-2). En el dobles femenino, Sophie Endtz y Marina Fernández hicieron lo propio frente a Carmen Lara y Manuela Nevado, superando a estas 15-21 y 11-21 (0-3).

En los individuales número 2 llegó el punto más crítico para el Bádminton Benalmádena. Por un lado, Ernesto Velázquez seguía con las dudas de su rodilla, y esto se dejó notar en el juego del roteño. Aun así, con este ‘handicap’, el jugador del Benalmádena conseguía llevarse el choque ante Miguel Barbado, por 17-21, 21-8 y 19-21, logrando así el 0-4 que le daba la victoria de manera oficial a los benalmadenses. En categoría femenina, Isabel Fernández también sufrió ante Manuela Nevado, aunque sería la malagueña quien se adjudicó finalmente el tanteo en tres sets (21-17, 12-21 y 12-21) (0-5). Ya con todo decidido, los individuales número 1 se saldaron con las victorias de Sophie Endtz y Rafael Gálvez para el definitivo 0-7.