Diario Sur

Comienza la época de la berrea

Dos venados, en pleno choque de cornamentas, disputándose la supremacía de la manada. :: sur
Dos venados, en pleno choque de cornamentas, disputándose la supremacía de la manada. :: sur
  • Junto a las luchas de cornamentas, se convierten en un espectáculo de la naturaleza

Escuchar la berrea es uno de los mayores placeres que puede experimentar un aficionado a la caza mayor, en particular, y cualquier amante del medio natural, en general, ya que en ella se puede sentir vibrar a la naturaleza.

El ciervo común (o 'cervus elaphus') es una especie cinegética autóctona de nuestra península y es, sin lugar a dudas, uno de los animales más destacados de nuestra geografía. Con una altura de 1,40 metros hasta la cruz y un peso de hasta 200 kilos es un claro protagonista del bosque mediterráneo en esta época del año.

La berrea del venado consiste en la emisión de unos sonidos guturales por parte de los machos adultos, con doble intención: atraer a las hembras y plasmar su casta y supremacía respecto al resto de competidores. Durante este período de celo, los grandes cérvidos pelean entre sí en una lucha sin cuartel, pero también sin derramamiento de sangre, por el favor de las hembras.

Comienzan marcando su territorio y, más tarde, se producen las primeras fricciones entre los machos más fuertes y con ellas las peleas mediante el choque de sus cornamentas. Los vencedores se aparearán con un mayor número de hembras. Este periodo, variable según el factor climatológico, oscila entre finales de agosto y mediados del octubre. De esta forma, serán las primeras lluvias tras la época estival y el descenso de temperaturas lo que marcará el pistoletazo de salida de este acontecimiento.

El apareamiento

El ciervo es polígamo. Por tanto, el objetivo de los machos vencedores es el de obtener un harén lo más amplio posible. Para ello, siguen dos tipos de tácticas: defender grupos de ciervas o proteger lugares en los que abunde el alimento y, por ende, donde las hembras acabarán comiendo. Si estas están concentradas, un solo macho intentará defender este territorio, mientras los distintos machos de la manada intentarán desbancarlo de su autocracia. Por el contrario, en las manadas muy amplias serán varios machos quienes, en grupos, tendrán sus propios harenes.

La berrea es también un mecanismo natural para asegurar que sólo los machos más fuertes puedan lograr aparearse, asegurando una buena descendencia y recayendo sobre los mejores la responsabilidad de la perpetuación de la especie. En torno al mes de mayo, nacerán sus crías, los cervatillos, que acompañarán a sus madres hasta que se de el siguiente parto.

Este animal sufre al final del invierno el llamado 'desmongue'; es decir, la pérdida total de su cornamenta. Durante un período aproximado de cuatro meses los venados quedan totalmente desarmados y deberán esperar hasta el mes de septiembre para volver a iniciar el ciclio. Cabe destacar, además, que tras cada 'desmongue' la cornamenta del animal aumenta su tamaño de forma natural.

Alimentación y hábitat

El ciervo convive con sus semejantes de forma grupal. Un requisito indispensable para su supervivencia, ya que consiguen multiplicar el número de individuos que se mantienen en estado de alerta ante los peligros naturales. Determinados venados con descomunales cornamentas son catalogados como medallas de oro, plata y bronce. A este respecto, son diversos los parámetros que harán que cazar a una de estas piezas se catalogue en una u otra posición. Aspectos variables como la longitud de su cornamenta, el número de puntas, la corona o el grosor serán los que clasifiquen según su valía al animal abatido.

En cuanto a su caza, esta podrá realizarse en Andalucía entre el 15 de octubre y el 12 de febrero, por lo que solo faltan nueve días para poder disfrutar de lances con este hermoso animal en sus diferentes modalidades cinegéticas de gancho, montería o rececho.

Existen empresas especializadas en el asunto, que ofrecen servicios de guía y organizan salidas grupales para la observación de la berrea. Esta puede resultar una de las opciones más interesantes en el caso de que no dispongamos de mucho tiempo libre y el interesado quiera pisar sobre seguro.