Diario Sur

El España-Uruguay de rugby, pendiente del estadio de atletismo

España y Uruguay se enfrentaron por última vez en 2013 en Montevideo.
España y Uruguay se enfrentaron por última vez en 2013 en Montevideo. / Iván Franco. EFE
  • La Federación Española elige la ciudad por primera vez para un partido internacional, pero el Málaga exige garantías de que no se dañará el césped

Málaga podría acoger por primera vez en su historia un partido internacional de rugby, pero la celebración del partido, previsto para el 19 de noviembre, no está aún asegurada y depende de los directivos del equipo de fútbol de la ciudad. La Federación Española de Rugby, cuya selección está a punto de iniciar la preparación antes de las eliminatorias para el la próxima Copa del Mundo (Japón 2019), tiene programados para noviembre dos partidos de máxima exigencia ante equipos que participaron en el mundial anterior dentro de lo que en el mundo del rugby se conoce como los Internacionales de Otoño, cuando los equipos del hemisferio Sur visitan a los del norte.

España, que ocupa el puesto 23 en el ranking mundial, recibe el sábado 12 a Tonga (15) en Madrid y una semana más tarde a Uruguay (19) en un partido que inicialmente se ha programado en Málaga. El escenario elegido es el estadio de atletismo, propiedad del Ayuntamiento.

Sin embargo, la celebración del partido en la ciudad, que había sido previsto como una fiesta del rugby provincial con el montaje de una ‘fan zone’, conciertos y actividades lúdicas para niños en el exterior del estadio, está en peligro después de que el Málaga Club de Fútbol mostrara su preocupación por el daño que pudiera sufrir el césped durante la celebración del partido e hiciera valer sus derechos sobre la instalación de titularidad municipal.

El evento, que cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Málaga, Turismo Costa del Sol, el Ayuntamiento de Benahavís, la UMA, Sabor a Málaga y algunas entidades privadas y en cuya organización se ha implicado el Club de Rugby Málaga, iba a presentarse el pasado 23 de septiembre en el Ayuntamiento de Málaga. Sin embargo, el acto, en el que estaba prevista la presencia del alcalde, Francisco de la Torre, se suspendió después de que se recibiera una carta del Málaga CF en el que se exigían garantías de que la organización se haría cargo de algún posible daño en el césped.

La organización trabaja ahora en la búsqueda de posibles salidas a esa situación, que pasan obligatoriamente por alcanzar un acuerdo con el Málaga, entidad que tiene el derecho de uso sobre esta instalación municipal.

Fuentes de la organización, que preveían un flujo de 15.000 personas durante todas las actividades programadas para antes y después del partido, descartan que el evento, que será retransmitido en directo por Teledeporte, pueda celebrarse en otro escenario de Málaga ya que el campo de la UMA en Teatinos, que acoge habitualmente los partidos de rugby locales, no cuenta con aforo suficiente.

Después de la repercusión mediática que alcanzó el pasado Mundial de Inglaterra 2015 y sobre todo el estreno este año del rugby (en su modalidad a 7) en los Juegos Olímpicos de Río, el Club de Rugby Málaga aspira a que la celebración de un partido internacional en la provincia suponga una oportunidad irrepetible para la difusión de este deporte, considerado históricamente portador de valores como el esfuerzo, el trabajo de equipo y el respeto al árbitro y a los adversarios. De hecho, el evento cuenta con el apoyo de la Fundación Universidad de Málaga y está previsto que para el jueves previo se celebre un encuentro entre empresarios de la provincia y autoridades locales bajo la denominación ‘Valores que el rugby aporta a la sociedad’.

Todo está pendiente ahora de que el Málaga considere salvaguardado el buen estado del césped.