Ocho malagueños en la prueba más larga del mundo

Gómez, Martín (logística), Mínguez y Gutiérrez.
Gómez, Martín (logística), Mínguez y Gutiérrez. / SUR
  • La cuarta edición de la Powerade MTB Non Stop desde Madrid hasta Lisboa rompe este año su récord de participación con más de 800 inscritos

Una bicicleta y mucha fuerza de voluntad. Estos son los requisitos indispensables para participar en la Powerade MTB Non Stop, la prueba de bicicleta de montaña más larga y dura del mundo y en la que no faltará la presencia malagueña. Apenas dos días faltan para el comienzo de su cuarta edición en un recorrido de 770 kilómetros que dará comienzo en Madrid y finalizará en Lisboa. Todo un reto para los ciclistas de montaña más extremos, que comenzarán su aventura hipano-lusa este viernes.

Hasta cincuenta y cinco horas pedaleando sin parar. Un tiempo que la organización de la carrera ha estipulado como el máximo para cruzar la línea de meta. Sin duda, mucha exigencia para los ocho malagueños que estarán presentes en cinco equipos: Fuerza y Honor, Club Triatlón Benalmádena, Jamón Bike-Gobik, Epic Cycling y Turysport . Y es que dicho recorrido puede realizarse en solitario o apostando por los relevos en conjuntos de hasta cuatro deportistas.

Este es el caso, por ejemplo, del Turysport, compuesto por el veleño Hugo Gómez y los malagueños Ricardo Mínguez y Sergio Gutiérrez, que se repartirán las diferentes etapas de la prueba. Tres ciclistas de montaña más que experimentados en esta dura modalidad deportiva. «El tiempo que gastamos en prepararnos diariamente tenemos que restárselo a la familia, los amigos e incluso el trabajo», comenta Gómez, que con 43 años, ya lleva 14 en el mundo de la competición. Pese a que reconoce haber pasado malos tragos en importantes citas internacionales, de la talla de la conocida ‘Titan Desert’, asegura que no sólo no se plantea aparcar la bicicleta, sino que cada vez encuentra más motivación en ella.

Es el debut de estos tres costasoleños como equipo y lo hacen en una carrera sin paradas, que además, este año bate su récord de participación con más de 800 inscritos procedentes de todos los rincones del mundo. Una ocasión especial para la que han optado por vestir la equipación del club Clínicas Rincón Titanes de la Axarquía. Un particular ‘maillot’ color rosa que servirá para mostrar su apoyo a las mujeres que, incansables, luchan por superar un cáncer de mama.

Una carrera sin pausas

Día y noche sobre los pedales para atravesar la península en el menor tiempo posible. «Esta carrera cuenta con cuatro ‘handicaps’ fundamentales: pueden romperse los vehículos de logística, la bicicleta, el GPS o incluso uno mismo», argumenta Gómez. Y es que pese al amplio despliegue organizativo de la prueba, no todos los participantes logran cruzar la línea de meta. Es más, son muchos los que se pierden a lo largo del recorrido. Esto se explica porque no existe una señalización concreta para la cita, por lo que su única ayuda es la de un GPS que les guía por la ruta prevista.

Son diez etapas que se extienden desde Las Rozas hasta la capital portuguesa, acompañadas por una decena de estaciones de hidratación. Puntos del recorrido en los que los equipos deberán pasar el testigo al siguiente relevista de su cuadro, en función de su propia organización. Una carrera no sólo de fondo, sino de intensidad, que cuenta con más de 770 kilómetros de senderos rurales y carreteras a lo largo de tres comunidades autónomas españolas y tres distritos portugueses, además de diez mil metros de desnivel positivo, que complican más si cabe la dureza de la prueba. Todo un desafío para los mayores amantes de la bicicleta de montaña.