Diario Sur

Paula Ruiz, un diamante en las aguas abiertas

Paula Ruiz, en las instalaciones de Inacua Málaga, donde se entrena a diario.
Paula Ruiz, en las instalaciones de Inacua Málaga, donde se entrena a diario. / Álvaro Cabrera
  • «Mi objetivo no está solo en llegar a los Juegos Olímpicos, sino en traerme una medalla para Málaga», asegura la nadadora

Nacida para nadar. Con 17 años, Paula Ruiz ya lleva 15 dentro dentro del agua y un futuro muy prometedor ante ella. Recién coronada como campeona del mundo júnior y subcampeona de Europa en aguas abiertas, la malagueña ya no tiene límites. Dada su extensa temporada de éxitos sin descanso, Ruiz disfruta de sus últimos días de vacaciones antes de volver a sumergirse.

La joven nadadora se alzó con su primera medalla internacional en aguas abiertas en 2013, cuando consiguió el oro en el Campeonato de Europa y este año ha vuelto a repetir podio con una plata. Pero no solo se conforma como una especialista en aguas abiertas, sino que también demuestra sus dotes dentro de la piscina. Subcampeona europea júnior en los 400 metros libre, récord de España en la misma distancia y quinta mejor marca del ‘ranking’ nacional de todos los tiempos en los 1.500 metros (solo por detrás de cuatro olímpicas), son algunos de los mayores logros que se suman a un palmarés repleto de logros.

Una deportista de largas distancias que cada día puede llegar a entrenarse alrededor de diez kilómetros en las piscinas de Inacua Málaga, la que ya reconoce como su segunda casa, además de por las horas que pasa ejercitándose, por el buen trato que recibe. Y es que el día a día de una deportista de élite como ella no resulta nada fácil, ya que tiene que compaginar sus estudios de Bachillerato, los cuales realiza en modalidad semipresencial, con los duros entrenamientos, lo que deja poco tiempo para su vida social.

Ruiz posa con sus entrenadores, Casademont y Santiago

Ruiz posa con sus entrenadores, Casademont y Santiago / Álvaro Cabrera

Sin embargo, Paula Ruiz admite: «No solo me gusta nadar, sino competir. Me pico hasta en el parchís. Para mi, cuanto más fría esté el agua y cuantas más olas haya, mejor. Me gusta que me lo pongan difícil, así lo disfruto más. No me lo tomo como algo sacrificado, sino como algo divertido», añade la exigente nadadora. Y es que prefiere las aguas abiertas a las piscinas por su dificultad añadida. «Las condiciones cambian mucho: las corrientes, las olas, las medusas... En una piscina no existen esos miedos», argumenta. Pese a esto, este año ha logrado rebajar todas sus marcas en las competiciones entre paredes.

Lleva Málaga por bandera

«No hace falta irse a Madrid o Barcelona para llegar a ser alguien. Solo hace falta entrenarse duro y demostrarlo», se sincera Paula Ruiz, que no planea abandonar Málaga, sino seguir luchando por su futuro en una tierra que le ha dado mucho. Aunque no patrocinios, sin embargo, ya que su único ‘sponsor’ viene de la mano de la marca catalana Turbo, a la cual agradece por apostar por una deportista costasoleña.

Aunque si cabe destacar un apoyo importante para ella, más allá de su familia, esos son sus entrenadores, Xavi Casademont y Manuel Santiago. «Xavi se fijó en mí hace ya seis años y me incitó a echar la beca de la Federación Andaluza y entrenarme con él», comenta la nadadora del Club Mairena. «Tengo muy buena relación con él, no solo a nivel deportivo sino sentimental. Le cuento mis problemas y él me ayuda. Eso, en el entreno, se refleja», añade. Una actitud recíproca, ya que él también destaca su buena relación con la malagueña y sobre todo, su potencial para seguir creciendo. «Manu se ha abierto un montón a mi, también me ha ayudado muchísimo», añade sobre su segundo entrenador.

Ahora, sus metas van más allá. Asegura que después de este año se centrará en ir a los Juegos Olímpicos, aunque no será fácil. «Mi objetivo no es solo conseguir llegar a los Juegos, sino traerme una medalla para Málaga», recalca.