Diario Sur

Un malagueño de altos vuelos

Fajardo, durante uno de sus vuelos.
Fajardo, durante uno de sus vuelos. / SUR
  • Miguel Fajardo lidera la Liga Andaluza de parapente a falta de cuatro mangas

Muchos podrían considerarlo un deporte de riesgo y, sin embargo, Miguel Fajardo asegura que es una fantástica forma de despejarse y mantener la mente en blanco. Este malagueño de 39 años lleva casi veinte dedicado al parapente, quince de ellos volando y los últimos cuatro compitiendo. El pasado fin de semana este representante y vocal del club Vuelo Libre de Málaga logró hacerse con el oro en el campeonato de Andalucía en categoría Sport, y ahora continúa en la lucha por alzarse con el primer puesto de la Liga Andaluza, aunque todavía quedan cuatro mangas para su cierre.

Miguel Fajardo.

Miguel Fajardo.

Fajardo empezó a moverse en este mundo hace quince años motivado por su mujer, que también practicaba este deporte de aventura. Aunque esta no es su única referencia cercana, ya que cuenta con varios pilotos dentro de la familia. Al principio, solamente volaba como forma de distracción, pero su afición por el parapente le llevó a meterse de lleno en competición.

En su palmarés cuenta, además de con el Campeonato de Andalucía, con un bronce en categoría serial y un meritorio quinto puesto en la general, donde además, compiten pilotos de toda España y Europa. Su especialidad es el vuelo de distancia. Una modalidad muy diferente de la acrobática, en la que la finalidad es la de recorrer decenas de kilómetros pasando por diferentes balizas y, todo ello, sin aterrizar en ningún momento y en el menor tiempo posible.

Paisaje

Horas y horas en el aire las que pasa Miguel con su ala Cayenne 5, que le sirven para desconectar y disfrutar del paisaje. No le teme a las rachas de viento: «Es lo menos probable que ocurra. De haber algún fallo en cualquier momento, se debería, sobre todo, a errores humanos», comenta el malagueño, que rompe con el mito del peligro de estas corrientes de aire.

«La mayor dificultad se encuentra en saber interpretar la información meteorológica», asegura el piloto, aunque en los últimos años esta labor de recabar datos se ha facilitado con el incremento de páginas web dedicadas a ello. Esta labor resulta fundamental, ya que antes de cada salida en parapente, los deportistas y organizaciones deben recabar toda la información posible para que los vuelos puedan efectuarse correctamente. «Lo que prima es el estado del tiempo», añade el malagueño.

Sin embargo, la seguridad es lo primero. Por ello, en toda competición cada vela cuenta con un transistor para emitir y recibir información desde el propio aire, además de ambulancias y todo tipo de controles que acompañan a los pilotos a lo largo del recorrido de cada prueba. Agradecido a su patrocinador, Skywalk, y cada día más convencido de querer seguir manteniendo esta forma de vida, Miguel seguirá luchando por el oro en la Liga Andaluza. Aunque más allá de las competiciones, el malagueño tiene claro que su objetivo principal es el de disfrutar del vuelo subido en su parapente.