El fútbol le debe una remontada a Wilfred

Wilfred, después del entrenamiento del martes en el Marbella Football Center. /J. Rodríguez
Wilfred, después del entrenamiento del martes en el Marbella Football Center. / J. Rodríguez

El portero del Marbella sabe lo que es levantar un 2-0 en un 'play-off', pero también sabe lo que es dilapidar una renta de dos goles

JULIO RODRÍGUEZ

El convencimiento en la plantilla del Marbella por remontar el 2-0 en Vigo contra el Celta B es total. La eliminatoria de cuartos de final de la fase de ascenso a Segunda se resolverá el domingo (desde las 12.00 horas) en el Municipal. En los corrillos antes de los entrenos los jugadores comparten experiencias en 'play- off', y ahí el capitán general de las anécdotas es el portero Wilfred. Futbolistas como Indiano y Javi Moreno han vivido fases de ascenso con ocho y cinco partidos, respectivamente, de experiencia en estas lides. Sin embargo, el meta sevillano estuvo a cinco minutos de lograr un puesto en la categoría de plata, consiguió remontar un 2-0 en contra, tal y como necesita el Marbella, y para más inri ha estado al otro lado, ceder dos goles de ventaja recibiendo cuatro en el choque de vuelta.

«Vamos a remontar esto porque el fútbol me debe una». Nada más terminar el partido en Barreiro el domingo, esta misma frase se le escuchó a Wilfred al enfilar el autobús de vuelta. No olvida que la temporada pasada sufrió uno de los momentos más frustrantes de su carrera. Defendiendo las filas del Villanovense se metió como tercero del Grupo IV en la fase por subir a Segunda. En la primera eliminatoria los extremeños superaron al Fuenlabrada (1-0 y 0-1). Plantados en la semifinal contra un histórico como el Racing, no se achantaron para ganar en casa 2-0. El exceso de confianza les condenó. El equipo miraba de reojo que en la hipotética final les tocaría un Barcelona B al que no le iba nada bien el juego del Villanovense. En El Sardinero todo parecía controlado. En el minuto 72 el Racing ganaba 1-0 y la final por una plaza a Segunda no parecía peligrar. En seis minutos los locales marcaron tres goles ante la parálisis del Villanovense que acabó perdiendo 4-0 contra todo pronóstico. Por ese motivo, el Marbella no quiere precipitarse, sabe que noventa minutos dan para mucho.

Muy pocos daban algo de crédito a aquel Mirandés que en la temporada 2010-11 perdió el primer partido de cuartos contra el Cádiz. Al igual que el Marbella, el cuadro burgalés, con Wilfred bajo los palos, cayó 2-0 en el Carranza. Una semana después saltó la sorpresa con un 4-1. Es exactamente el escenario que anhela repetir este domingo. En la eliminatoria de semifinales se deshicieron del Badalona para llegar a la eliminatoria decisiva. En esa campaña, el de Los Palacios acabó con el Trofeo Zamora al guardameta menos goleado y soñaba con el ascenso después de ganar en el partido de ida de la final por 1-0 al Guadalajara.

A falta de 20 minutos en Anduva, el Mirandés vencía 1-0 y la categoría de plata estaba muy cerca. El Guadalajara necesitaba dos goles y los convirtió. El segundo llegó en el 85, por un penalti de Wilfred que no fue, y que forzó bien el delantero. Aún se emociona recordando ese momento y a sus más allegados le confiesa que hasta hace un año se echaba a llorar cuando veía las imágenes.

Solo dos porteros han encajado menos goles que Wilfred entre los ochenta equipos de Segunda B. A sus 34 años vive un estado de forma envidiable. Ha disputados todos los minutos oficiales de Liga, Copa y 'play-off' recibiendo distintos premios a la mejor parada de la semana por Canal Sur. A esta altura de su carrera no se conforma ni los 'Zamora' conseguidos ni los aplausos en campos visitantes, sólo quiere algo que se le ha negado en toda sus trayectoria: subir a Segunda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos