Chus Hevia levanta al Marbella

Otín, debutrante, controla el balón ante la vigilancia de un jugador del San Fernando./Julio Rodríguez
Otín, debutrante, controla el balón ante la vigilancia de un jugador del San Fernando. / Julio Rodríguez

Un zurdazo del asturiano en la segunda mitad valió los tres puntos para un cuadro malagueño con dos caras

JULIO RODRÍGUEZ

El Marbella cierra la racha de dos derrotas seguidas entre la Liga y la Copa con una victoria por la mínima contra el San Fernando. Hubo dos caras muy distintas. Mal, a merced del rival, en la primera mitad, y con actitud ganadora en la segunda parte.

1 Marbella

Wilfred (2), Carlos Julio (2), Lolo Pavón (2), Catena (2), Razvan (2), Javi Moreno (2), Corpas (3), Indiano (2), Otín (1) (Juanfran (1), m. 75), Chus Hevia (3) (Alonso (s.c.) m. 85) y Miguelito (1) (Luis Rioja (3), m. 45).

0 S. Fernando

Árbitro:
Ruiz Aguilera. Amonestó a Chus Hevia, Miguelito, Lolo Pavón, Indiano, Carlos Julio, Javi Moreno, Bruno Herrero, Carri, Lolo Guerrero y Theo. Expulsó por doble amarilla a Razvan.
Campo:
Municipal. 1000 espectadores.

Espeso, sin ideas y, lo que es peor, sin identidad. Pese a que el técnico blanquillo Fernando Estévez criticó la actitud de los suyos tras la remontada sufrida en Copa del Rey, no varió la imagen del equipo en la primera mitad. Y eso que hizo hasta cinco cambios en el once inicial: Carlos Julio, Catena, Javi Moreno, Otín y Miguelito. El dominio del balón, el juego y las ocasiones fueron del San Fernando. Con una situación institucional revuelta con la destitución del director deportivo, con solamente un punto en tres jornadas, los visitantes dieron la impresión de ser un bloque compensado y con los objetivos muy claros.

Fernando Estévez: «En la segunda parte fuimos mejores y ganamos con pundonor»

El cuadro isleño percutió por la izquierda con Javi Casares, un incordio constante en ataque. De hecho marcó un golazo de cabeza a pase de un viejo rockero con mucha clase, Pedro Ríos. El árbitro anuló la jugada por fuera de juego. El dominio era total de los gaditanos. Los locales no hilvanaban juego por el centro y se encomendaban a los balones largos por la banda de Razvan , por la izquierda, y de Lolo a las carreras de Corpas. Ni un tiro a puerta del Marbella que no cuajó en el centro del campo donde mandaba Bruno Herrero. El San Fernando seguía abriendo el campo y solo la suerte evitó que no se marchara al descanso con ventaja. Carri estrelló en el larguero una falta desde la media luna en el 45. Justo después Ruiz Aguilera pitó el final de la primera parte, un alivio para los aficionados marbelleros.

El mejor

Fue el más constante, pero el ‘gol partita’ de Chus Hevia le sirvió para ser el más destacado. El tanto fue un auténtico golazo.

De algo sirvió el paso por los vestuarios. Tras cinco minutos de la reanudación hubo más presencia en área rival que en toda la primera parte. Luis Rioja sustituyó a Miguelito y se notó. Ganó la línea de fondo para servir pases de gol que nadie remató. Corpas y Chus Hevia eran más profundos y el equipo tenía otra cara, ambiciosa. Aún no veíamos ese juego de asociación que prometió Estévez, pero las individualidades cambiaron el partido.

Gol de calidad

A la hora de partido Chus Hevia se sacó de la nada un trallazo que se incrustó en la escuadra izquierda de Toni Doblas. Gol de mucha calidad en una galopada por la izquierda, escorado en el área, que despertó a los. Estévez dejó claro que penalizaría a los suyos si no buscaban el segundo tanto en vez de echarse atrás como le pasó contra la Segoviana. Fue entonces cuando Corpas y Wilfred, los de siempre, pidieron protagonismo. El jiennense seguía ganando la banda del ex del Marbella Gabi. Envió un pase sobre la línea de gol que nadie remató. Por su parte, el cancerbero salvó el empate con un paradón a Pedro Ríos aunque también dio el primer susto con una indecisión por alto.

El detalle

El ex capitán del Marbella Gabi Ramos volvió al Municipal pero con el San Fernando. Jugó en la izquierda, a banda cambiada. La afición le aplaudió al anunciarse los onces.

Comenzaba a imponerse con el balón el cuadro costasoleño. Corpas regaló un balón muy cómodo para empujarla a Juanfran pero el delantero, que salió de refresco, se entretuvo en exceso. A tres minutos del final el propio Juanfran pudo desquitarse con un chut duro donde se lució un gran Toni Doblas, con amplia experiencia en Primera. No hubo más peligro pese a que los locales se quedaron con uno menos por la expulsión del lateral rumano Razvan.

Fotos

Vídeos