El Cartagena conserva el liderato antes de medirse el domingo al Marbella

Fernando Estévez. /J. Rodríguez
Fernando Estévez. / J. Rodríguez

Los murcianos vencieron al Córdoba B (0-1) para alzarse con la primera plaza con un punto de ventaja sobre los costasoleños

JULIO RODRÍGUEZ

El Cartagena conservó el liderato del grupo IV de Segunda División B tras superar anoche en el último partido de la vigésimo sexta jornada al Córdoba B por 0-1. Un gol de Rubén Cruz en el minuto 27 sirvió para neutralizar el ascenso momentáneo del Marbella a la primera plaza. Con este triunfo, el Efesé suma 49 puntos, uno más que los marbelleros. Este fin de semana ambos equipos se juegan el primer puesto, el más codiciado al final de campaña porque da acceso directo a una eliminatoria a doble partido para el ascenso a Segunda División.

El conjunto murciano suma doce partidos consecutivos liderando la Liga, desde la decimoquinta jornada. Para encontrar el último precedente en el que el cuadro blanquillo lideró la categoría de bronce en el grupo IV hay que remontarse a la decimotercera jornada de la campaña anterior. Fue el propio Cartagena quien le arrebató la primera plaza el 20 de noviembre de 2016 tras ganar al Extremadura y pinchar el cuadro entonces de Nafti en La Victoria con un empate 2-2. El Marbella disfruta hoy de su segundo día de descanso antes de volver mañana a los entrenamientos. Los esfuerzos del cuerpo técnico y plantilla se centran en consolidar su buen momento el domingo a las 17.00 horas en el Cartagonova. Alicientes no le faltan a un duelo con cuentas pendientes. Los costasoleños no saben lo que es ganar en Cartagena, mientras los albinegros cayeron en la primera vuelta en el Municipal por 1-0. Un ex del cuadro murciano, Chus Hevia marcó el único tanto del choque a un cuarto de hora del final.

El entrenador marbellí, Fernando Estévez, asegura que sus futbolistas no precisan de ninguna arenga para medirse a un claro favorito al ascenso desde el arranque de la temporada. «Los jugadores no necesitan un estímulo externo ni que le recuerden lo bueno que son y las semanas que llevan sin perder. Son ambiciosos, saben que puede ser un año extraordinario para todos ellos. Está en juego su pan y eso es suficiente aliciente para luchar por algo importante», insistió. La batalla está servida. «Vamos a entregarnos hasta el final. Que a nadie le quepa duda de que cuando estemos arriba no vamos a mirar atrás», recalcó el técnico de Capileira pensando ya en el duelo contra el Cartagena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos