Grinberg escucha una oferta para vender el Marbella

Grinberg (centro), serio durante la última derrota del Marbella en casa, ante el Villanovense.
Grinberg (centro), serio durante la última derrota del Marbella en casa, ante el Villanovense. / JR
  • El presidente ruso decidirá el nuevo rumbo del club antes de salir de la ciudad tras el encuentro del domingo

Lo de «el fútbol es un estado de ánimo» no va exclusivamente por los futbolistas. Los vaivenes del Marbella han hecho mella en la moral del presidente, Alexander Grinberg. El mandatario ruso sopesa en estos días la venta de su paquete accionarial a un grupo inversor chino. Antes de tomar una decisión, ayer mantuvo una reunión en las oficinas del club con el director general de la entidad, Teo Bravo, y el responsable de la cantera y entrenador del conjunto juvenil, Jorge Rodríguez de Cózar. El que fue director deportivo en la época dorada del Marbella –con Juan Ramón Muñiz como entrenador y jugadores que dieron el salto al Málaga como Apoño y Raúl Gaitán–, asesora, a petición del presidente, sobre temas deportivos tras la destitución de toda la secretaría técnica. El encuentro, que comenzó sobre las 13.45 horas, sirvió para poner en común los escenarios que plantea una nueva alianza.

Grinberg cuenta con más del 60 % de las acciones de lo que ya no es sólo un club, sino una empresa denominada Marbella F. C. Sociedad Anónima Deportiva con un capital social de 725.000 euros. Esta cantidad es un caramelo goloso para distintos grupos, no menos de 50, según fuentes del club consultadas por SUR, que han llamado, preguntado y solicitando información sobre posibilidades de compra en el último año. No obstante, esta vez Grinberg sí se sentó con los interesados la semana pasada. Su principal premisa es continuar siendo el presidente, aunque venda gran parte de las acciones y, consecuentemente, poder de gestión y decisión. Este viernes los emisarios españoles del grupo inversor deben responder a las condiciones del mandatario ruso para ceder el control del club. Los tiempos son importantes porque el domingo, tras el último partido de Liga del Marbella dentro del grupo IVde Segunda División B, tiene previsto viajar fuera de España con la decisión tomada.

El desgaste de Grinberg se ha acentuado esta temporada con tres golpes que todavía está encajando. En primer lugar, el atasco en la ampliación de la ciudad deportiva del Marbella. En enero inauguró la primera fase con cuatro campos de fútbol, pero el mismo mes el ayuntamiento de Marbella paralizó las obras después de que un juzgado abriera diligencias por delitos contra la ordenación del territorio y medio ambiente, según publicó SUR. El segundo trance fue la pérdida de confianza en la parcela deportiva de Raffaele Pandalone, socio inversor con el 33 % de las acciones, al que destituyó de su cargo por la mala racha del equipo. Por último, lo más doloroso fue el fracaso de no jugar el ‘play-off’ por el ascenso a Segunda tras cuajar la mejor primera vuelta de la historia del club. Además, por normativa federativa, el Marbella no está aún clasificado para la Copa del Rey, aunque tiene en su mano hacerlo el próximo domingo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate