El Marbella pone fin a su mala racha con un gol de Nico

El Marbella aguantó bien en defensa.
El Marbella aguantó bien en defensa. / José García Simón
  • Aprovechó su superioridad númerica toda la segunda parte para sumar tres puntos y mantener sus opciones de Copa del Rey

El Marbella se impuso al Jumilla en un encuentro poco vistoso y que se resolvió, mediada la segunda parte, con un gol de Nico de cabeza al saque de un córner. Un 0-1 que supone la segunda victoria del conjunto costasoleño después de la destitución de Mehdi Nafti y que dice adiós a una dinámica catastrófica de cuatro partidos consecutivos sin ganar que han condenado al conjunto ahora entrenado por Fael a no disputar los ‘play-offs’ de ascenso donde ha vivido todo el año.

Poco fútbol en los primeros 45 minutos puesto que ninguno de los dos equipos se jugaba nada y fue un partido con escaso poder ofensivo. A los dos minutos llegó la primera ocasión de los murcianos con un remate de Pablo Morgado que se marchó fuera por poco. Los malagueños replicaron poco después al gozar de una oportunidad clara con un remate de cabeza, flojo, de Joseba dentro del área pequeña, que fue despejado por el portero Seral con más dificultades de las previstas.

Antes de llegar al descanso, Chirri veía su segunda cartulina amarilla dejando a su equipo en inferioridad. Expulsión psicológica y que marcó el desenlace del encuentro, pues quedaba toda la segunda mitad por jugar.

Control y buena defensa

En la segunda parte, a pesar de jugar con un futbolista menos, comenzaron dominando los murcianos que gozaron de una buena ocasión en un balón de Julio de Dios que se la puso en bandeja a Fran Moreno que no acertó a batir al portero Berna. Pero fue un espejismo en un periodo controlado por los marbellíes desde la defensa. Hubo pocas ocasiones en el partido y los visitantes prefirieron ser serios y certeros antes que lanzarse desbocadamente al ataque. Así, en un ataque del Marbella, fue Nico el autor del único gol tras un remate de cabeza al saque de un córner para batir al portero Seral. El Marbella se quitaba un peso de encima.

No quisieron más ambiciosos los ayer aurinegros. Se dedicaron a defender y a no pasar más sustos si descontamos el paradón de Berna a Fran Moreno en las postrimerías de un partido con sabor insulso entre dos equipos venidos a menos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate