Diario Sur

El Marbella se eleva al séptimo cielo

Una jugada del encuentro.
Una jugada del encuentro. / J. Rodríguez
  • Sigue contando las jornadas por triunfos y supera en el segundo tiempo a un correoso Mérida con goles de Añón y Goti

Ya nadie en Marbella se frota los ojos. Veintiún puntos en siete partidos, pleno. El último en sufrir la racha del líder fue el Mérida, que cayó de pie tras perder por 2-1 en un partido muy competido. Los extremeños tenían el plan bien definido: defender con todo, administrar la pelota con pocos pases, pero acabando en portería rival. Guille Lara salvó el gol en dos ocasiones tirando de reflejos con sendas intervenciones de mérito. Los visitantes pararon el ritmo local con faltas continuas, hombres al suelo que pronto se recuperaban y numerosas protestas desde el banquillo atacando la bisoñez del colegiado melillense.

Pero el Marbella no entró en el juego subterráneo. Centrado en rasear el balón, llegaron las intentonas con Goti y Kike Márquez, que rompían con velocidad por las bandas. Solo dos ocasiones apuntamos en el bagaje ofensivo marbellí. Un disparo desde la frontal del área de Joseba Beitia y una internada de Kike Márquez, que se estrelló en el poste derecho del arco emeritense. Poco más en cuanto a fútbol, porque cuando se encontraban los hombres más verticales de Nafti los extremeños cortaban por lo sano con faltas.

La primera parte acabó trabada, con un choque de trenes entre Chaco y un central visitante. Los dos banquillos saltaron al césped, el choque se paró y el árbitro se vio desbordado por una cascada de peticiones de tarjetas. Al final solo advertencias y las revoluciones de ambos equipos seguían al máximo.

Con el partido sin goles arrancó la segunda mitad. Movió ficha el técnico del Mérida, José Miguel Campos, metiendo a José Ramón. El extremo sumó dos ocasiones de gol en diez minutos. Veía el Mérida que el partido estaba abierto y apostó por un nuevo cambio. Nafti copió estrategia como si de Fórmula 1 se tratara y puso a Añón para resolver la pugna por el centro del campo.

Un largo mes hacía que el marbellí no pisaba el verde por problemas musculares y, para variar, fue fundamental. Llevaba tres minutos en el campo y le bastaron para adelantar al Marbella. Cazó un balón suelto botando en la frontal y falló con la derecha, pero se hizo con su propio rechazo para empalar con la izquierda un tiro raso que levantó a todo el Municipal. Profeta en su tierra una vez más el capitán que obrara el tanto del ascenso hace dos temporadas. El sueño de su regreso se tornó pesadilla cuando tuvo que abandonar el partido lesionado.

El mejor gol del curso

El Mérida estuvo cerca de conseguir el gol de la jornada desde 35 metros con un zapatazo de Antonio Romero que se marchó rozando el palo derecho. Al contrario que en otros partidos, al Marbella no le vino la pájara tonta de diez minutos y reaccionó como lo hacen los líderes, golpeando. Goti hizo el mejor gol de la temporada en el Municipal sin ningún género de duda. Plástico, sutil, brillante vaselina con la izquierda,–la menos buena–, que entró con una parábola suave, perfecta desde el vértice del área. Explosión de júbilo en la grada, con la mejor entrada del presente curso rozando los 2.000 aficionados.

Antonio Romero clavó una falta magistral con la izquierda en el minuto 89 para ponerle más emoción al duelo, pero no hubo tiempo para más. Nadie le saca un punto al Marbella. El colchón del líder es ya de seis puntos.