Diario Sur

El Marbella más productivo de la historia

Desportovic, ayer en la comida del club.
Desportovic, ayer en la comida del club. / J. R.
  • Futbolistas desaprovechados como Despotovic o Kike Márquez viven su mejor momento en un equipo que apunta a Segunda

¿Por qué el Marbella es el mejor equipo por números del fútbol español? Tras vencer seis partidos en otros tantos choques de inicio liguero los costasoleños son los únicos de los 121 clubes de Primera, Segunda y Segunda B que lo han ganado todo. Con 18 puntos lidera el grupo IV de la categoría de bronce, sacando una victoria de renta al Cartagena, sin tener el mayor presupuesto de la Liga pese a sus 21 nuevos fichajes.

En el núcleo más cercano de la entidad saben que la clave de esta grata sorpresa llega por el trabajo, la mentalización de jugadores con calidad que venían de malas experiencias y la tranquilidad de un entorno cómodo, carente de la presión de clubes obligados a hacer algo grande como Jaén, Cartagena, Murcia o Cádiz en su día. El Marbella subió a Segunda hace 25 años y la afición se conformaba año tras año con que el club no desapareciera, hasta que llegó el presidente ruso Alexander Grinberg. Sin vicios de campañas anteriores, solo conservan a dos jugadores, la joven y multicultural plantilla (diez nacionalidades) ha encontrado la mejor versión de futbolistas que sonaban más por nombre que por su juego.

Grandes dudas

Los fichajes que generaban más dudas tras su contratación son los que más se están revelando como protagonistas de la racha victoriosa. Kike Márquez, un centrocampista de esos que juega donde quiere, asociándose con todos y con la portería siempre en mente, está liderando al equipo. Su calidad ya no aparece a cuentagotas, es constante hasta para defender en las coberturas. «Sé que el míster confía en mí, lo he tenido de compañero, y solo quiero trabajar para dar lo mejor de mí», comenta el sanluqueño, que lleva seis goles en cinco partidos. La temporada pasada acabó cedido en el Ferrol tras no contar para el Cádiz. Anotó tres tantos en 30 partidos. Hoy su eficacia es su mejor arma.

Caso similar el de Despotovic. Es el delantero más productivo de la categoría como local. Marca un tanto en el Municipal cada 25 minutos. Lleva tres contra Recreativo, Córdoba B y El Ejido. Nunca ha jugado ni un tiempo completo: los dos primeros encuentros salió en la segunda parte, y el tercero lo hizo de inicio, pero fue sustituido por lesión a los 43 minutos. «Todavía me queda mucho por mejorar, pero estoy disfrutando mucho. Vengo a ayudar a todo el grupo a subir», resalta el serbio, que acudió a la comida a la que se comprometió el restaurante Mena a invitar a la plantilla cada dos partidos seguidos ganados: es la tercera vez que almuerzan de ‘gorra’. La campaña pasada ‘soldado Ranko’ no se estrenó con el Cádiz, ni un gol.

Otra revelación es Michele Diana. Ya se acuerdan menos de su pasado ‘rosa’ y resalta porque el central, en dos partidos seguidos como titular en la zaga, ha ayudado a dejar la portería a cero por segunda semana consecutiva. «Estoy centrado en el fútbol más que nunca, y tenemos una gran oportunidad de hacer algo grande», afirma convencido. El año pasado era un central más del Arcos de Tercera.