Diario Sur

El Marbella, convencido del ascenso a Segunda División

Lolo prolonga un balón ante el Córdoba B.
Lolo prolonga un balón ante el Córdoba B. / Julio Rodríguez
  • Las victorias en las tres primeras jornadas de Liga no solo le han valido el liderato, sino también el respeto de sus rivales en el grupo IVde Segunda B

El Marbella manda en el grupo IV de Segunda B tras sumar los nueve puntos en disputa, haciendo buen fútbol y goleando, con ocho tantos en tres partidos. Solo son tres jornadas, pero ya es el mejor arranque de siempre en la categoría de ‘bronce’. Además, el juego vistoso y vertical que quiere inculcar el entrenador, Mehdi Nafti, está atrayendo a aficionados al Municipal desde el principio y estos están convencidos de que el ambiente, la sensación que transmite el equipo, es de poderío. La última vez que el club jugó una fase de ascenso a Segunda fue la campaña 2008-2009 de la mano del fallecido José Luis Montes, pero con graves problemas económicos, con carencias profesionales para trabajar, un terreno de juego en pésimas condiciones obligando a jugar en el ‘exilio’ y sacando adelante partidos por rentas exiguas sin hacer un fútbol sublime.

Ahora todo es bien distinto. La plantilla se entrena en los mismos campos que equipos de Champions y Primera División como el Marbella Football Center y solo pisa el Municipal una vez en semana antes de los partidos para conservar un césped que está mejor que nunca en pleno mes de septiembre. Además, a finales de año está previsto que la entidad estrene dos de sus campos de césped natural en su nueva ciudad deportiva de La Dama de Noche.

Claro objetivo

Por primera vez en su historia el Marbella plantea una temporada con el claro objetivo de ascender a Segunda División. Con el mayor presupuesto desde que desapareció el Atlético Marbella de la época de ‘plata’ con Sergio Kresic, hoy la entidad se ha rearmado para dar el salto definitivo a la élite. Con 1,4 millones de euros para esta temporada destinados al funcionamiento de todo el club, incluida la cantera, el cuadro costasoleño está entre los cuatro mejores presupuestos del grupo IV de Segunda B. El mensaje consensuado entre todos los estamentos es el de ascender en tres años, pero el propio presidente se ha desmarcado en más de una ocasión señalando que su objetivo es llegar a Segunda cuanto antes. Por este motivo aceptó compartir la propiedad con el inversor italiano Rafaele Pandalone, que cuenta con una parte importante de acciones sin especificar de la recién constituida sociedad anónima deportiva.

El proyecto ha conseguido sacar la mejor versión de jugadores con calidad que carecían de la regularidad suficiente para sentirse importantes. El caso más claro es el de Kike Márquez. Sin ser delantero, ha marcado en los tres compromisos ligueros y es quien está levantando del asiento al aficionado con sus arrancadas y diagonales. La sección gaditana, bien por nacimiento o por provenir del Cádiz (Lolo, Kike Márquez, Bernabé, Guille Lara, Neva y Despotovic), ha hecho grupo con los extranjeros (hasta diez de nueve nacionalidades distintas) consiguiendo transmitir el buen ambiente de las concentraciones, entrenamientos a llevarlo fuera del campo. Al mando de todo se encuentra el capitán Añón inculcando las ansias de éxito por ver a la ciudad de nuevo volcada con el Marbella.

Calendario

El calendario favorece a que los blanquillos aumenten sus buenos números. Los tres próximos compromisos son contra recién ascendidos: Mancha Real, El Ejido y La Roda. Después vendrán choques más exigentes, contra el Mérida y el Lorca, equipos que al final de curso deberían encontrarse entre los mejores.

La temporada anterior, bajo la batuta de Loren, el equipo enganchó los siete primeros partidos sin perder y después el entrenador acabó dimitiendo, con el Marbella a tres puntos del descenso. Esta circunstancia invita a la paciencia, aunque el club no puede evitar la ilusión por ver un fútbol atractivo y efectivo. Para despegar es preciso que la cifra de abonos suba de los 900 actuales.