UN LLENO QUE NO LLENA

A bocajarro

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Me creo sólo en parte que el Málaga haya alcanzado los 25.000 abonados esta campaña. El dato es oficial, los carnés se han vendido, pero la subida de la cifra, casi al nivel de la campaña de la Champions (la mejor de la historia) no cuadra con la cuesta abajo evidente del club en los últimos años. ¿De verdad hay más malaguistas deseosos de estar en el estadio? No, más bien hay unos cientos de futboleros que han interiorizado que sale más a cuenta adquirir el abono que comprar entradas sueltas cuando viene el Real Madrid o el Barcelona (cuestan de 100 euros en adelante) o que incluso hacen negocio particular con ello. Y casualmente estas dos últimas temporadas han coincidido las citas en las segundas vueltas, con la acertada medida del club de no vender carnés sólo para ese periodo.

La realidad confirma esta sensación. Creo que sólo ante el Atlético la asistencia al campo superó la de la cifra de socios. Por contra, pese a la lluvia, un mal horario o frustración por la marcha del equipo, hubo 12.149 espectadores ante el Espanyol o 15.516 hace poco ante el Sevilla. Para esta noche se han vendido todas las localidades. Es un lleno que no llena. Que nadie espere ver una parroquia cien por cien malaguista. Sólo confío en que si se confirmara el descenso el ciclo en Segunda sea corto, para no volver a las andadas, a lustros de orfandad de fútbol de Primera, lo que fomenta la pasión por los 'grandes'. La Champions generó un cultivo de malaguistas niños y jóvenes, que no conviene perder. Y sí, el Barcelona es un espectáculo de primer nivel, como alguno muy contado musical o teatral que llega a nuestra ciudad. Y sí, ver 'in situ' a Messi es un privilegio. Como que también pasaran por La Rosaleda Pelé, Cruyff, Maradona o Di Stéfano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos