La justicia suiza investiga al presidente del PSG, Al-Khelaifi, por presuntos sobornos

COLPISA

La tensión aumenta alrededor de Catar. Objeto ya de una investigación de la justicia suiza por la atribución del Mundial de 2022, el emirato es ahora sospechoso de «corrupción privada» en la adjudicación de los derechos de retransmisión de varios Mundiales a través de BeIN Media, dirigido por Nasser Al-Khelaifi, también presidente del París Saint-Germain (PSG).

El ministerio público de la Confederación Suiza (MPC) anunció ayer que el 20 de marzo se abrió una investigación por «sospechas de corrupción privada, estafa, gestión desleal y falsificación de documentos», precisando que se llevó a cabo una operación «coordinada» por varios países dentro de este procedimiento. Además de a Al-Khelaifi, la justicia suiza también abrió un proceso penal a Jerome Valcke, antiguo secretario general de la FIFA, ya suspendido diez años por otros casos de corrupción.

Horas después del anuncio de la justicia suiza, el grupo beIN Media envió una declaración en la que «rechaza todas las acusaciones». «El grupo colaborará plenamente con las autoridades y espera con interés la continuación de la investigación», añadió.

Valcke, antiguo brazo derecho del expresidente de la FIFA Joseph Blatter, también suspendido, declaró en calidad de acusado. En cuanto al otro implicado, además de estar al frente de BeIN Media, Al Khelaifi preside el París Saint-Germain, que desde 2011 pertenece al fondo de inversión catarí QSI y que este verano ha sido epicentro de las noticias con los fichajes de Neymar y Mbappé.

Fotos

Vídeos