Regino, pionero y referente

Regino Hernández muestra pletórico de felicidad la medalla de bronce conseguida en la mañana del jueves. /Efe
Regino Hernández muestra pletórico de felicidad la medalla de bronce conseguida en la mañana del jueves. / Efe

«Espero que la medalla sirva para aportar visibilidad a estos deportes», recalca el mijeño a SUR el día después de su gesta

MARINA RIVAS

Detrás de una medalla hay un sinfín de personas, de sufrimiento, de sacrificio e innumerables características de todo gran deportista de élite. Pero, detrás de todo un hito del deporte español, se esconde una gran responsabilidad. La noticia del bronce del ‘rider’ malagueño Regino Hernández ya ha dado la vuelta al mundo.

Noticias relacionadas

La tercera presea española olímpica de todos los tiempos en unos juegos invernales y la primera en snowboard. Sin darse cuenta, a sus 26 años el mijeño se ha convertido en todo un referente para compañeros de selección, practicantes de esta modalidad deportiva y para aquellos niños y niñas que, inspirados quizá por el malagueño, el día de mañana empiecen a dar sus primeros pasos en la nieve. Como él, que de momento sigue en Corea, disfrutando del sueño: «Sólo he visto Instagram y ya ha sido una locura. Miedo me da el momento en que me meta en Twitter, me dijeron que fui ‘trending topic’...», afirmaba, entre risas, ayer a SUR.

«Sólo he visto Instagram y ha sido una locura; miedo me da el momento en que me meta en Twitter, me dijeron que fui ‘trending topic’...», bromeaba ayer

Pese al frenético ritmo de entrevistas y felicitaciones, Hernández ya ha tenido tiempo de pararse a pensar en lo que supone. «Creo que una de las cosas más importantes en las que puede ayudar esta medalla es en eso, en que este deporte se vea más. Porque en España hay muchísima gente que esquía y hace snowboard, pero simplemente como ‘hobbie’», relata. Y añade: «Yo espero que esto ayude a que la gente vea que en España se puede vivir de este tipo de deporte y se pueda impulsar la competición aquí». Pese al rechazo que genera el término para muchos, el del costasoleño se trata de un deporte minoritario y que, como en la mayoría de los que pasan por ser olímpicos, sólo acaparan miradas cada cuatro años. «Exacto, hay que empezar a cambiar eso. Espero que esto sirva para aportar visibilidad a este deporte y también un poco para todos los de aquí. Seguro que hay muchos niños a los que les encantaría competir en snowboard, por ejemplo, y no saben cómo hacerlo o les da miedo…».

En minoría y con más hombres

De momento, los que sí se han atrevido a empezar a competir conforman una minoría en España. Según el Anuario de Estadísticas Deportivas del Consejo Superior de Deportes de 2017, sólo un 0,1 % de las licencias federativas del país (en torno a 3.500) corresponden a los deportes de invierno. Entre ellos se encuentran varias modalidades de esquí y de snowboard. De igual forma sucede con los deportes de hielo también presentes en Pyeongchang (como patinaje o hockey hielo), que tampoco superan el 0,1% de este total (unas 2.200). Son datos concluyentemente e insignificantes si lo comparamos con las más de 942.000 licencias en fútbol. Sin embargo, se trata de dos modalidades deportivas bastante igualitarias en cuanto al sexo. Y es que, mientras que en los deportes de invierno –donde se enmarcaría a Regino Hernández–, el reparto de licencias es de un 62 % en hombres y un 38 % en mujeres, en los de hielo, incluso, es más ajustado (53 % y 47 %). No así en el fútbol, que registra el caricaturesco reparto de un 95 % de hombres y un escaso 5 % de féminas.

«Ojalá cambie esto; en España hay mucha gente que hace esquí y snowboard, pero sólo como ‘hobbie’», desea

Sólo un 0,1 % de las licencias federativas en España corresponden a deportes de invierno

Son datos como el crecimiento de licencias en hielo de 2015 hasta los últimos datos registrados, en 2016, los que dan que pensar. Coincidiendo con el primer título mundial de patinaje del aclamado madrileño Javier Fernández (2015), el número de licencias se incrementó de 1.700 a casi 2.200. A esta misma situación se enfrenta ahora Regino Hernández, que, al respecto, recalca a SUR: «Más allá de los propios deportistas, necesitamos ayuda de la gente, sobre todo esa que hoy día, a través de las redes sociales, mueve tanta cantidad de seguidores, tiene tanta influencia; es decir, grandes deportistas, famosos, medios de comunicación… Ellos nos tienen que ayudar a que esto suba». Y va más allá: «Incluso, a lo mejor, que retransmitieran las carreras en abierto en alguna cadena de televisión que suela ver más la gente, por ejemplo». Pequeños grandes gestos que pueden hacer que en el futuro muchos más niños se enamoren del snowboard como lo hizo él en su momento. Veinte años después, gracias a los que lo introdujeron en este deporte minoritario, es medallista olímpico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos