Spieth conquista el British tras una reacción colosal en los últimos hoyos

Jordan Spieth exhibe orgulloso el trofeo que le acredita como vencedor del Abierto Británico. :: sur

El jugador estadounidense, de 23 años, suma su tercer grande, vuelve a acechar el liderazgo del 'ranking' y se postula como sucesor de Woods

ALEJANDRO DÍAZ

El golfista estadounidense Jordan Spieth conquistó el pasado mes de julio el Abierto Británico por primera vez en su carrera, tercer Grand Slam para su palmarés y tercero de la temporada, después de una última jornada delicada en la que supo sobreponerse con un grandioso tramo final, mientras que el español Rafael Cabrera Bello firmó una meritoria cuarta plaza. «Me faltaba un buen resultado en un 'grande' y por fin ha llegado. El sobresaliente lo tengo porque acabar cuarto empatado significa que he tenido una buena semana», declaró el jugador canario.

Cabrera Bello sacó lo mejor de sí durante la semana y solo le falto le faltó algo suerte durante la última jornada para anotar algún 'birdie' más y meterse entre los tres primeros. «He estado luchando, en un día duro, con las posiciones de bandera de domingo, no ha sido fácil, pero he jugado bastante sólido y me voy satisfecho con el resultado obviamente», reconoció.

Por su parte, Jordan Spieth espantó los fantasmas de una primera vuelta en la que dejó escapar la renta de tres golpes con la que inició en cabeza ante su compatriota Matt Kuchar. Por momentos, su manido traspiés en el Masters de 2016 estos días recobró fuerza. Por aquel entonces, Spieth colapsó en el hoyo 12 de Augusta.

Jordan Spieth pasó al ataque y firmó tres 'birdies' y un 'eagle' en los cinco últimos hoyos de la jornada final Cabrera Bello escaló hasta la cuarta posición en los últimos hoyos, su mejor clasificiación en un 'grande' en su carrera

Ahora, en la cuna del golf, Spieth relanzó su carrera de 'majors' tras las dos conquistas en 2015 (Masters y US Open), sacando el rodillo con el que mandó durante toda la semana en Royal Birkdale. El texano salió de los primeros nueve hoyos empatado en menos ocho con Kuchar y en el 13 cedió la cabeza tras un eterno hoyo en el que, tras quedarse en medio de una colina, decidió dropar con penalización desde la zona de práctica. A partir de ahí, la transformación del niño maravilla que inició su leyenda con 21 años en 2015 puso la Jarra de Clarete en su diana. Spieth pasó al ataque y firmó tres 'birdies' y un 'eagle' en los últimos cinco hoyos. Un recital que truncó el intento de Kuchar, sin rendición buscando lograr su primer triunfo en un 'grande'.

El inicio con dudas en cabeza hizo soñar al grupo de perseguidores, entre ellos, Cabrera Bello. El canario lanzó su ataque y, pese a un 'bogey' en el hoyo 11, terminó con dos 'birdies' que le permitieron escalar a la cuarta posición, su mejor posición histórica en un 'major', rozando el podio a un golpe. Igualado terminó un Rory McIlroy que, sin estar bien, firmó el 'top 5'. Ambos se quedaron con la miel en los labios, por culpa de la reacción de campeón de Spieth.

Una tarjeta de récord

Ante la posibilidad de un 'play-off', incluso se puso a calentar para no quedarse frío un Haotong Li que cerró en menos seis, tercera posición, después de una espectacular tarjeta de 63 golpes. El chino se quedó a un impacto del récord en un 'major' que precisamente estableció en la jornada anterior Branden Grace.

El jugador sudafricano seconvirtió en el primer golfista de la historia en alcanzar estos guarismos en el British y en cualquiera de los otros Grand Slams: Masters, Open USA y PGA. Graced ha entrado por derecho propio en la historia del golf. En pocas ocasiones en el Open Británico, concretamente en diez, se había visto una vuelta de 63 golpes en cualquiera de los campos que se incluyen en la rota.

Pero nunca, en las 145 ediciones anteriores, se había visto una vuelta de 62 como la que protagonizó Branden Grace, quien lo celebró emocionado con lágrimas en los ojos. El sudafricano realizó una vuelta espectacular con ocho 'birdies' (hoyos 1, 4, 5, 8 , 9, 14, 16 y 17) y diez pares. Con ella, logró meterse en la lucha por un título que, finalmente, no pudo ser.

Por su parte, Sergio García y Jon Rahm, los otros dos españoles en liza en el Abierto Británico, pusieron fin a la 146 edición del tercer 'grande' de la temporada sin hacer mucho ruido. Tanto el castellonense, campeón del Masters, como el vasco, no encontraron su mejor versión durante el torneo y en la última jornada cerraron con un más dos y un par con los que entrar en el 'top 50' de la clasificación.

Fotos

Vídeos