Sergio García se sacude la presión y toma el mando del Andalucía Masters

Sergio García hizo valer su doble condición de anfitrión y favorito en la primera jornada alcanzando el liderato provisional. :/Efe
Sergio García hizo valer su doble condición de anfitrión y favorito en la primera jornada alcanzando el liderato provisional. : / Efe

El castellonense vacía la mochila de expectativas y despliega su mejor juego en Valderrama, donde solo 26 jugadores acaban bajo par la primera jornada

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Hubo un tiempo en que a Sergio García se le atragantaban las expectativas de los aficionados y los medios de comunicación. Comparecía receloso en público, casi a la defensiva, esperando la odiada pregunta: ¿Y el ‘major’, para cuándo? La falta de un grande eclipsaba injustamente una trayectoria brillante, sólida como pocas, quizá arrinconada bajo la sombra alargada de Seve Ballesteros. En 2012 explotó: «No soy lo suficientemente bueno. Se puede vivir sin un ‘major’. No pasa nada».

La clasificación

1. Sergio García (66)

+. Jost Luiten (66)

3. Pablo Larrazábal (67)

+. Robert Rock (67)

5. Paul Peterson (68)

6. Ben Evans (69)

+. Richard Finch (69)

+. Ricardo González (69)

+. Ricardo Gouveia (69)

27. Gonzalo Fernández-Castaño (71)

+. Adrián Otaegui (71)

39. Alejandro Cañizares (72)

53. Jorge Campillo (73)

+. Nacho Elvira (73)

El de Borriol firmaba actuaciones extraordinarias que nunca acababan en título. Siempre fallaba algo. Una mala ronda, un ‘putt’ desafortunado, un rival imbatible, y de nuevo un segundo o tercer puesto... Hasta abril, cuando tumbó todos sus fantasmas y levantó su primer grande, enfundado orgulloso en la chaqueta verde que lo acredita como ganador del Masters de Augusta, como parte de la historia de un deporte al que se lo ha entregado todo.

Ahora García es la viva imagen de la distensión. Recién casado, será padre primerizo en marzo y estos días despliega en Valderrama la calma propia de quien se ha sacudido todo el peso de encima. ‘El Niño’, aquella promesa imberbe que plantó cara al mismísimo Tiger Woods en 1999, ya ha cumplido. Ayer, en la primera jornada del Andalucía Masters, el jugador español entregó una magnífica tarjeta de 66 golpes, cinco bajo par, con siete ‘birdies’ y solo dos ‘bogeys’, para auparse hasta el liderato provisional de la tabla, compartido con el holandés Joost Luiten. García, que aterrizó en la Costa del Sol con molestias en la muñeca izquierda, saldó los cuatro pares 3 del mítico recorrido de Sotogrande con cuatro ‘birdies’. «Creo que nunca había hecho cuatro doses en una vuelta», reconoció después.

José María Olazabal firmó seis sobre par.
José María Olazabal firmó seis sobre par. / Efe

La humedad del campo tras la tromba de agua caída el miércoles complicó el juego y solo 26 de los 126 participantes acabaron bajo par en la primera ronda. «El campo únicamente necesita un poco de sol para secarse bien», defendía Sergio, que ejerce de anfitrión del torneo de la mano de su fundación, dedicada a la integración social y deportiva de menores en riesgo de exclusión social. El golfista español, exnúmero dos del mundo, agradeció el respaldo del público: «Ha sido genial contar con tanto apoyo. Si no nos apoyan en España, no sé dónde nos van a apoyar (risas). Han venido muchos chavales y ha sido estupendo».

Hoy se disputa la segunda ronda, que decidirá el corte para las dos últimas vueltas que tendrán lugar durante el fin de semana. Aunque aún resta mucho torneo, García está más que satisfecho con el liderato provisional que le allana el camino hacia el título: «La verdad es que estoy muy contento. Ha sido un día sólido, el campo estaba blando por la lluvia y había que pegar golpes muy buenos. Espero seguir así. Ha estado bien». El castellonense ya sabe lo que es ganar en Valderrama. Lo hizo hace seis años, antes de que los torneos profesionales celebrados en España desaparecieran del mapa del Circuito Europeo, al que han regresado tras la apuesta de la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en forma de patrocinio. El torneo, oficialmente denominado Andalucía Valderrama Masters, llegará a más de 400 millones de hogares de todo el mundo a través de televisión.

Peor suerte que García corrió Jon Rahm, número cinco del mundo. El jugador vasco, que menos de dos años como profesional ha conseguido ganar en el Circuito Europeo y el PGA Tour e instalarse en el ‘top 10’ de la clasificación, no pudo gestionar la presión y entregó una tarjeta de 74 golpes, tres sobre par, en su primer torneo en España desde su salto al profesionalismo. Irreconocible, en los ocho primeros hoyos cometió cuatro ‘bogeys’ y anotó solo un ‘birdie’: «El día ha sido bastante malo, qué voy a decir. No sé qué ha pasado. No me salían las cosas, no estaba cómodo, aunque en la segunda vuelta meter el ‘putt’ del 12 me ha encarrilado un poco. En general, no ha sido un día bueno y fastidia, siendo mi primer torneo en España, pero lo bueno, como siempre le digo a mi ‘caddie’, es que por lo menos nos hemos quitado el día malo de en medio el primer día, que es mejor que tenerlo el último».

Larrazábal, tercero

La sorpresa española de la jornada llegó de la mano de Pablo Larrazábal, uno de los valores más sólidos de la ‘Armada’. El golfista catalán, que en los últimos ocho hoyos se metió cuatro ‘birdies’ en el bolsillo, firmó 67 impactos, cuatro bajo par, a tan solo un golpe de la cima de la clasificación. «El resultado es importante, pero lo que quiero es hacer las cosas bien, porque en los últimos diez torneos he pasado solo dos cortes y es un porcentaje bastante malo. Pero no le estoy pegando nada mal a la pelota. Estoy haciendo las cosas bien, practicando bien, y que salga o no salga en el campo… Cuando haces las cosas bien, los resultados llegan», explicó.

El malagueño Alejandro Cañizares firmó uno sobre par, con 72 impactos, mientras que Gonzalo Fernández-Castaño y Adrián Otaegui igualaron el par. José María Olazabal, fuera del ‘top 100’ en la primera jornada, entregó seis golpes sobre par, aunque poco importa el resultado del guipuzcoano, que se pasea por Valderrama ajeno a la aureola de leyenda que el resto de golfistas le reconocen. Antes del inicio de la competición, su recuerdo a Seve volvió a emocionar: «Cómo lo echamos de menos».

Aunque la lluvia suavizó algo la habitual dureza del campo, Valderrama no perdona los errores, como comprobó, entre otros, Jon Rahm, con talento de sobra para superar la novatada del primer día de competición. El espectáculo no ha hecho más que comenzar y Sergio García ya se postula como uno de los grandes favoritos al título. No será fácil. Una buena jornada hoy resultará clave para afrontar con calma las dos últimas vueltas.

Fotos

Vídeos