García corona en Valderrama la mejor temporada de su carrera

García, favorito del público, aprieta el puño tras doblegar a Joost Luiten. /Efe
García, favorito del público, aprieta el puño tras doblegar a Joost Luiten. / Efe

Gana por segunda vez el Andalucía Masters, sella su idilio con el campo costasoleño y regresa al ‘top 10’ mundial

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Sergio García ha acumulado en los últimos meses tantos motivos de felicitación que estos días en Valderrama resultaba complicado adivinar por qué le daban la enhorabuena; si por su reciente boda, por su próxima y primeriza paternidad, por la distinción como miembro vitalicio del Circuito Europeo o por su épica victoria en Augusta, cuyo eco aún endulza el paladar de los aficionados. Ayer, para coronar su mejor temporada, el jugador español levantó el trofeo del Andalucía Masters y sumó su tercer título del año tras Dubái y la Chaqueta Verde. Al ‘Niño’, apodo que recibió cuando aún era un chaval imberbe que a punto estuvo de arrebatarle un ‘major’ a Tiger Woods en 1999, le sienta bien la madurez de los treinta y largos.

El de Borriol llegó a Valderrama con la doble condición de anfitrión del torneo de la mano de su fundación, destinada a mejorar la vida de niños en riesgo de exclusión social, y de favorito del público, un privilegio afianzado desde el tropiezo de Jon Rahm, incapaz de pasar el corte del mágico pero traicionero recorrido gaditano. Había motivos suficientes para que la presión hiciera mella, pero esos fantasmas parecen encerrados bajo cien llaves en el cajón del pasado. En el golf, como en cualquier deporte individual, el aspecto psicológico resulta clave en el desarrollo del juego, pero el castellonense hace tiempo que se despojó de la ansiedad que agarrota las manos en los últimos hoyos. Desde una plácida estabilidad profesional y personal, Sergio García ha conseguido pasearse por los campos con la calma propia de quien ha saldado todas sus cuentas pendientes.

El de Borriol se sacude la ansiedad y da una lección de experiencia y solidez para sumar su tercer título del año tras Dubái y Augusta

El último día de competición del Andalucía Masters, perteneciente al Circuito Europeo, acabó convertido en un vibrante cara a cara entre el español y Joost Luiten, inspiradísimo en varios tramos. El holandés, que el viernes anotó un espectacular albatros, probablemente el mejor golpe visto en la historia de Valderrama, llegó a asaltar en el hoyo 15 el liderato que García había amarrado en solitario durante toda la jornada, pero un ‘bogey’ en el 16 y una extraordinaria reacción del castellonense (‘birdie’ en el 17) decantaron la balanza. Sergio acabó entregando una última tarjeta de 67 impactos para un total de doce bajo par, un golpe por delante del holandés. Saludó a su rival, agradeció el apoyó del público y sonrió. La victoria era suya, como ya ocurrió en 2011, cuando ganó la partida a Miguel Ángel Jiménez, ausente esta edición por sus compromisos con el circuito sénior.

Noticias relacionadas

En pocos torneos ha desplegado García una superioridad tan arrolladora como en Valderrama, no tanto por el resultado, finalmente ajustado, como por su recién estrenada actitud, que rebosa confianza y felicidad. El castellonense, pletórico, ha contagiado su alegría durante las cuatro jornadas del torneo, en las que los asistentes le han brindado un merecido baño de masas. Porque el Andalucía Masters, un éxito a nivel de organización, patrocinio y juego, ha brillado tanto que la Real Federación Española de Golf debería tomar nota de sus destellos para recuperar el Open de España, anulado esta temporada, y evitar que este clásico del calendario europeo caiga en el olvido.

García compartió el trofeo con su pareja, Angela Akins. :
García compartió el trofeo con su pareja, Angela Akins. : / Efe

Por la taquilla del campeonato andaluz han pasado más de 40.000 aficionados que desde la primera jornada dejaron claro su deseo de que el trofeo se quedara en casa. Antes del primer ‘putt’ para meter la bola, es habitual sacar la bandera del hoyo y ponerla en el suelo, donde no moleste, amontonada sobre bolsas de palos o en los límites entre el público y el campo. En el hoyo 17 de Valderrama, coronado por una bandera de España, resultaba imposible. La grada estallaba en gritos cada vez que un ‘caddie’ retiraba la enseña para depositarla en algún lugar del recorrido. «¡La bandera en el suelo no!», reclamaban los aficionados, una situación que provocaba que los acompañantes de los jugadores, de más de una veintena de nacionalidades, acabaran sosteniendo la bandera mientras se completaba el hoyo. La imagen, insólita, estaba cargada de simbolismo. «Ha sido genial contar con tanto apoyo. Si no nos apoyan en España, no sé dónde van a hacerlo (risas). El público siempre ha estado ahí, sobre todo cuando más se le ha necesitado. Se ha portado de forma increíble y hay que darle la enhorabuena», admitía el ganador.

Cañizares, único andaluz

Tras García y Luiten acabaron Daniel Brooks (-7), Jamie Donaldson (-5) y Wade Ormsby (-4) para completar el ‘top 5’ de la tabla. En cuanto al resto de españoles, finalizaron bajo par Adrián Otaegui (-1), espléndido en la última jornada pese al doble ‘bogey’ final, y Pablo Larrazábal (-1). Carlos Pigem, que con su actuación en Valderrama se asegura la tarjeta del Circuito Europeo, acabó con cuatro golpes sobre par, como también hicieron Jorge Campillo y el malagueño Alejandro Cañizares, único andaluz que sobrevivió al corte. Pep Anglés quedó fuera del ‘top 50’ al entregar un total de ocho sobre par.

Sergio García dedicó la victoria a su mujer, Ángela, y a la niña que ambos esperan: «Se lo merecen. He peleado mucho durante toda la semana para dedicárselo a ellas y afortunadamente ha salido bien». El golfista español elogió el estado de forma de Luiten («Ha jugado como un tiro, a un nivel altísimo») y se mostró satisfecho de que el público «haya disfrutado de una batalla bonita». El castellonense, enamorado de Valderrama («Es mi campo favorito») promete volver para conquistar su tercer Andalucía Masters. Palabra de campeón.

Fotos

Vídeos