La Ryder calienta motores

La preciada copa de la Ryder ya está en Francia. :: sur/
La preciada copa de la Ryder ya está en Francia. :: sur

Europa tratará de recuperar el trofeo tras la victoria de Estados Unidos en 2016

ALEJANDRO DÍAZ

málaga. El Golf National de Saint-Quentin-en-Yvelines, cerca de París, acogerá en el próximo mes de septiembre uno de los acontecimientos deportivos más esperados de este 2018, la Ryder Cup de golf. Europa tratará de recuperar un torneo que Estados Unidos conquistó en 2016 para poner fin a tres ediciones consecutivas con victoria europea.

Así, París se prepara para vivir uno de los mayores espectáculos deportivos del mundo. Millones de personas estarán pendientes de lo que allí suceda cuando el 28 de septiembre dé inicio el torneo. Este se producirá desde el 'tee' del hoyo 1 del campo, del cual se hizo pública su estructura el mes pasado.

Una grada de más de 6.500 asientos recibirá a los jugadores para el inicio de sus respectivos asientos. Así, tendrá el triple de capacidad de las situadas en el 'tee' del hoyo 1 del Hazeltine National Golf Club de Monnesota, sede del torneo en 2016, o en el 'tee' del hoyo 1 del Gleneagles Hotel que acogió en Escocia la edición de 2014.

«El 'tee' del hoyo 1 es uno de nuestros principales focos y queremos anunciar a los aficionados que será el más grande que se haya visto nunca en la Ryder Cup», anunció Edward Kitson, uno de los máximos responsables del torneo.

Las gradas situadas en este 'tee' del hoyo 1 no solamente permitirán ver el inicio de cada partido, sino que permitirán una visión privilegiada del hoyo 18, donde a buen seguro se decidirán gran parte de los puntos del torneo. El trabajo para completar el campo se desarrollará tras el Open de Francia que se disputará el próximo mes de julio y está previsto que este esté terminado a finales de agosto, un mes antes del inicio del torneo.

Próximas Ryders

El pasado mes de marzo también se supo que, por primera vez en la historia de la Ryder Cup, un campo norteamericano repetirá como sede del torneo que enfrenta a EE.UU. contra Europa. De cara a 2028, Hazeltine National Golf Club volverá a ser el punto de encuentro del golf. Los motivos no tienen tanto que ver con el recuerdo de la imponente victoria por 17 a 11 del equipo que capitaneó con éxito Davis Love III, sino con las instalaciones, y especialmente con la gran superficie de terreno con la que cuenta todo el complejo.

Hazeltine no es un campo que albergue un torneo regular, pero sí es sede de numerosos eventos que a lo largo del año organiza el PGA Tour. Las futuras Ryder Cup se disputarán en París (este otoño), Whistling Straits (Wisconsin) en 2020, Roma en 2022, Bethpage State Park (Nueva York) en 2024 y Olympic Golf Club en San Francisco en 2032.Los campos de 2026 y 2030, sedes europeas, aún no se han anunciado.

The Belfry, en Inglaterra, ha celebrado la Ryder en cuatro ocasiones, y otras sedes británicas como Royal Birkdale, Royal Lytham y St. Annes han tenido el privilegio de acogerla dos veces.

Diseñado por Robert Trent Jones en 1962 y mejorado por su hijo, Rees Jones, tanto en 2002 como en 2005, el Hazeltine National Golf Club es un par 72 incluido entre los 100 mejores campos de golf es los Estados Unidos que combina recorridos ondulados, lagos, bosques y las bellas praderas del Upper Midwest.

El próximo 10 de abril, en Chaska, los responsables de la PGA de América y del prestigioso campo de Hazeltine se reunirán para empezar a trabajar a fondo en el regreso de la Ryder Cup, cuyo anuncio se produce apenas 18 meses después del evento de 2016.

La planificación es máxima y la previsión con las que se anuncian las sedes de estos torneos no hacen sino poner de relieve la trascendencia del mismo. Millones de aficionados seguirán cada dos años este prestigioso torneo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos