COSTA DEL GOLF

El 'ranking' mundial habla español

Jon Rahm ha acabado el año como cuarto del 'ranking'. :: afp
/
Jon Rahm ha acabado el año como cuarto del 'ranking'. :: afp

Jon Rahm y Sergio García acaban el año en el 'top 10' de la clasificación, donde Rafa Cabrera es 20.º y Dustin Johnson y Jordan Spieth ocupan las dos primeras plazas

ALBERTO GÓMEZ MÁLAGA.

El año 2017 acabó con los españoles Jon Rahm (cuarto) y Sergio García (décimo) dentro del 'top 10' de la clasificación mundial de golfistas profesionales que lidera el estadounidense Dustin Johnson. Una vez disputado el último torneo oficial del año, el campeonato Boonchu Ruangkit, del circuito asiático, se anunció cómo quedaría el 'ranking' mundial en el cierre de temporada y en la parte alta solo hubo un cambio que afectaba precisamente a Sergio García, que ganó una plaza y subió del undécimo al décimo lugar. Rahm, ganador del tres títulos en 2017, se mantiene cuarto en una lista mundial cuyo podio lo ocupan tres estadounidenses: Dustin Johnson, Jordan Spieth y Justin Thomas.

Sergio García, que en el año pasado ganó su primer 'major', el Masters, así como el Omega Dubai Desert Classic y el Andalucia Valderrama Masters, ha sido el jugador con mejor promedio de golpes en los dos grandes circuitos: PGA Tour y Circuito Europeo. El castellonense lideró la estadística de media de golpes en 2017 en el European Tour (69,30) y, además, logró una media de 69,92 en el PGA Tour. Solo hay dos jugadores que en la temporada americana hayan conseguido bajar de 70 golpes de media por vuelta en los dos grandes circuitos, el PGA Tour y el European Tour. Son Sergio García y Justin Rose. Hay que indicar que en ambas medias, la europea y la estadounidense, se incluyen las rondas disputadas en los torneos que ambos circuitos comparten, esto es, los grandes y los campeonatos del mundo, que entonces hacen media por partida doble.

El inglés Justin Rose, que también ha acabado por debajo de 70, tiene una media de 69,82 en el circuito europeo y de 69,92 en el PGA Tour. Jon Rahm, por su parte, tuvo una media mejor que las de Sergio García y Justin Rose en el Circuito Americano (69,64), aunque en el Circuito Europeo su media se iba ligeramente por encima de los 70 golpes (70,07). Al hacer una media total entre ambos circuitos solo hay cuatro jugadores que hayan bajado de 70: Sergio García, con 69,61 entre los dos grandes circuitos, Jon Rahm (69,85), Justin Rose (69,87) y el norirlandés Rory McIlroy (69,91).

Al éxito de Rahm y García hay que sumar la buena posición de Rafael Cabrera-Bello, que termina el año como número veinte del mundo. España es, por tanto, el tercer país con más representantes en el 'top 20' tras Estados Unidos e Inglaterra. Hasta ahora, el máximo habían sido dos y sólo en 1991, con Seve como número y Olazabal, cuatro. Ambos acabaron en el 'top 10'. Sólo Seve, en 1988, fue capaz de despedirse como número uno mundial.

No hay mejor momento para certificar el relevo de la mítica pareja formada por Ballesteros y Olazabal, ahora recordados en un pletórico Sergio García, aún con la aureola de ser el primer ganador español de un 'major' desde 1999, y de Jon Rahm, que ha arrasado en su debut el Circuito Europeo y el PGA Tour. Hubo un tiempo en que a García se le atragantaban las expectativas de los aficionados y los medios de comunicación. Comparecía receloso en público, casi a la defensiva, esperando la odiada pregunta: ¿Y el 'major', para cuándo? La falta de un grande eclipsaba injustamente una trayectoria brillante, sólida como pocas, quizá arrinconada bajo la sombra alargada de Seve Ballesteros. En 2012 explotó: «No soy lo suficientemente bueno. Se puede vivir sin un 'major'. No pasa nada». El de Borriol firmaba actuaciones extraordinarias que nunca acababan en título. Siempre fallaba algo. Una mala ronda, un 'putt' desafortunado, un rival imbatible, y de nuevo un segundo o tercer puesto... Hasta abril, cuando tumbó todos sus fantasmas y levantó su primer grande, enfundado orgulloso en la chaqueta verde que lo acredita como ganador del Masters de Augusta, como parte de la historia de un deporte al que se lo ha entregado todo. Ahora García es la viva imagen de la distensión. Recién casado, será padre primerizo en marzo y esta temporada ha desplegado la calma propia de quien se ha sacudido todo el peso de encima. 'El Niño', aquella promesa imberbe que plantó cara al mismísimo Tiger Woods en 1999, ya ha cumplido. Y le ha salido un extraordinario compañero de éxitos en Rahm.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos