COSTA DEL GOLF

Una primera victoria redonda

Manu Ballesteros, sobrino de 'Seve', se impone en el Campeonato de España PGA

COSTA DEL GOLF

málaga. Manu Ballesteros, sobrino del histórico 'Seve' Ballesteros, logró su primer torneo profesional a nivel nacional al imponerse en el Campeonato de la PGA de España, en el primer hoyo de 'play-off', al madrileño Sebastián García Rodríguez. Ambos llegaron empatados a -7 al hoyo 18 tras la última ronda. Esta es la primera vez que el apellido de Ballesteros vuelve a estar en lo más alto del mundo del golf, y el primer triunfo a nivel profesional importante en el que un Ballesteros levanta una copa desde que 'Seve' ganara el Royal Trophy en 2007.

No se pudo pedir más emoción a la trigésima edición del Campeonato de la PGA de España. Por primera vez en su historia el torneo se trasladó a Burgos, al campo público de Riocerezo, donde un centenar de jugadores aspiraban a la corona. Pero fue Manu Ballesteros, líder desde el primer día, el que se impuso en un torneo duro por la climatología de los dos primeros días, con frío y viento, y por el nivel de los competidores.

La jornada final deparó emoción desde el minuto uno, cuando los aspirantes tomaron posiciones en la tabla. Jacobo Pastor, multiganador esta temporada en el Circuito de Madrid y el Circuito Nacional Gambito Golf Tour, llegó con ganas de victoria, como su compatriota el también madrileño Sebastián García Rodríguez (seis triunfos en los que va de año); o Iván Cantero que a principio de la misma semana se le escapó en el 'play-off' el título de Campeón de Asturias.

Pero el que saltó a los titulares desde el primer día fue Manu Ballesteros, que se situó de líder desde el inicio y se mantuvo así hasta el hoyo 17 de la última ronda en Riocerezo. «No he cumplido mis propósitos y he salido como una moto; muy nervioso. Creo que me ha costado nueve hoyos tranquilizarme», explicó Manu Ballesteros al terminar su última vuelta y antes de que le cayera una lluvia de cava de la mano de sus primos Javier Ballesteros y el hermano de este, Miguel, que ejerció de 'caddie'.

Y es que no lo tuvo fácil Manu Ballesteros, que inició la última jornada con tres 'birdies' en los seis primeros hoyos para situarse con cinco de ventaja sobre el segundo, que en ese momento era Jacobo Pastor. Parecía que el torneo se le ponía de cara al cántabro. Pero los nervios se le tensaron en el 17, el hoyo con el 'green' en isla que como bien dijo Ander Martínez, gerente del club, a principio de la semana: «A más de uno se le va a atragantar. Ese será el hoyo que va a marcar la diferencia». Y así fue.

Manu tuvo una escapada con el 'drive' y terminó con tres 'putts' y un doble 'bogey' que igualaba las cosas en el marcador. En el 18 tuvo un 'putt' de poco más de dos metros para ganar el torneo que pasó muy cerca del hoyo. Mientras, Sebastián García Rodríguez, que hizo una vuelta de 66 golpes con dos 'eagles' finales, esperaba en la Casa Club su oportunidad.

El 'play-off' estaba servido. Se decidió jugar sobre el hoyo 9, un par 5 relativamente sencillo y con un 'green' receptivo donde esperaba casi un centenar de personas, entre ellos, algunos miembros de la familia Ballesteros-Botín que se habían acercado de Madrid y Santander.

Sebastián, con un buen 'drive', la dejó en mitad de la calle; Manu se fue a la izquierda del hoyo. En el segundo golpe, el madrileño cayó en el búnker de la izquierda de 'green' con tan mala suerte de que la bola quedó hundida. Manu en un grandísimo golpe de recuperación dejo la bola antes del búnker.

Con los nervios a flor de piel, en un 'chip' de esos que ganan un Grande, Manu acercó la bola al hoyo; mientras que el madrileño no pudo sacarla de la trampa de arena a la primera. El 'putt' del jugador cántabro bastó para lograr su primer triunfo a nivel nacional en un torneo con historia que ya ganó su tío hace 30 años, en su primera edición. El círculo se había cerrado.

Más

Fotos

Vídeos