PEQUEÑOS ECOSISTEMAS

L os campos de golf aportan distintos beneficios medioambientales. La combinación del verde en el suelo con árboles y arbustos ayudan a mejorar la calidad medioambiental, a preservar la fauna y la flora y a mejorar la calidad de vida de las personas que los tienen cerca. Los campos de golf representan un importante espacio para la fauna y flora autóctonas, su implantación puede ayudar a restaurar ecosistemas degradados, reducir la erosión, actuar como un filtro para la recolocación de aguas residuales contaminadas, favorecer la recarga de acuíferos, ayudar a controlar el efecto invernadero y poder llegar a ser un importante vector de educación ambiental. Muchos campos en el Reino Unido y Escocia, cuna del golf, están declarados lugar de especial interés científico y se encuentran protegidos por el 'Nature Conservancy Councial'. Lo mismo ocurre en EEUU a través del Gobierno Federal y de la 'Audubon Society' que ha creado el proyecto 'Sanctuary Program for Golf Courses', debido a la inmensa reserva de biodiversidad que se alberga en los campos de golf. Ya existen en Europa y en España estímulos para la gestión sostenible de los campos de golf y normativas específicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos