«Estamos motivadas y venimos a por todas»

Carlota Ciganda y Azahara Muñoz, ayer en Guadalmina con el trofeo por el que competirán desde hoy hasta el domingo. / SUR

Ciganda y Muñoz, grandes reclamos del Open de España de golf que comienza hoy en Guadalmina

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Son buenas amigas, han sido compañeras en el equipo europeo de la Solheim Cup y a partir de hoy rivalizarán por llevarse el Open de España, que se disputará hasta el domingo en el recorrido marbellí del Real Club Guadalmina. Carlota Ciganda y Azahara Muñoz, las dos mejores españolas de la clasificación mundial, están acostumbradas a medirse en los torneos del Circuito Europeo y el LPGA, pero estos días arrastran la presión añadida de jugar en casa. «Estamos motivadas y vamos a por todas», resumieron ayer durante la rueda de prensa previa al inicio de la competición. En el caso de Muñoz, lo de jugar en casa resulta literal; la sampedreña creció como golfista en Guadalmina, a unos metros de la vivienda familiar.

El torneo, perteneciente al Circuito Europeo, congrega a una amplia lista de estrellas liderada por la noruega Suzann Pettersen, ganadora de dos ‘majors’, pero Ciganda y Muñoz han recibido casi toda la atención desde su llegada. La malagueña ya sabe lo que es lidiar con los nervios, y de qué manera. El año pasado disputó el mismo campeonato en Aloha Golf y se llevó el título tras protagonizar una extraordinaria remontada a la estadounidense Beth Allen. Ya con el trofeo que la acreditaba como primera española de la historia que conseguía la victoria en el Open, confesó que la presión le había jugado una mala pasada: «Vine a Málaga con ganas de hacerlo muy bien y me agobié un montón. Me costaba hasta respirar, pero tuve una conversación con mi hermana que me dio la vida. Me dijo que, pasase lo que pasase, mi familia siempre me iba a querer igual».

La golfista malagueña, defensora del título, digiere la «presión añadida» que supone volver a jugar en casa: «Conozco el campo»

Ahora la historia es diferente. Cambian el escenario –de Aloha a Guadalmina– y las rivales, de mayor entidad que en la edición anterior, pero su exigencia continúa intacta. «Este año es cuando realmente juego en mi casa, pero el año pasado, con toda mi gente en Aloha, fue una experiencia inolvidable. Me encanta jugar aquí. Es una presión añadida, pero lo prefiero porque me motiva mucho», explica. La golfista malagueña conoce bien el recorrido, aunque recuerda que con catorce años se marchó a la escuela nacional Blume, y de ahí a Estados Unidos, donde ha cimentado una trayectoria repleta de éxitos y en cuya vitrina acumula cinco títulos, entre ellos el Sybase Match Championship, uno de los torneos más importantes del mundo, premiado con cerca de 400.000 dólares.

Una apuesta institucional con un objetivo: traer la Ryder Cup

La unión institucional ha resultado clave para volver a organizar torneos profesionales de golf en Andalucía como el Masters masculino que tendrá lugar el mes que viene en Valderrama o el Open de España femenino, disputado por segundo año consecutivo en la provincia de Málaga como resultado del acuerdo entre la Junta de Andalucía, la Diputación y la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental. Entre los principales objetivos de las administraciones figura la celebración de la Ryder Cup, la competición más importante del golf y uno de los espectáculos deportivos más seguidos en todo el mundo. La histórica cita se celebró en Valderrama en 1997 por primera y hasta ahora única vez en España. De momento, la alta inversión que requiere la organización de la Ryder y la falta de apoyos privados lastran esta posibilidad, aunque las administraciones implicadas siguen trabajando en ello.

El regreso de torneos profesionales a España ha impulsado en los últimos meses decenas de reformas en los campos de golf andaluces. El Circuito Europeo vuelve a incluir el destino en su calendario y los clubes quieren aprovechar la oportunidad, conscientes de la proyección de este tipo de campeonatos. El Real Club de Golf de Valderrama, que en octubre acogerá el Andalucía Masters, cancelado por la crisis tras la edición de 2011, ha invertido cerca de cuatro millones de euros en remodelar su recorrido. Tras un lustro sin impulsar eventos internacionales de golf, la Junta de Andalucía ha apostado por este sector y destinará casi un millón de euros para la organización del Masters, que reunirá a los mejores jugadores europeos en San Roque. Antes, todas las miradas estarán puestas en el Open de España que se inicia hoy en Marbella.

«La gente cree que he jugado en Guadalmina más de lo que he realmente lo he hecho, aunque es cierto que conozco bien el campo. No recuerdo cuál ha sido mi mejor resultado aquí, pero tengo claro que voy a pelear con todas mis fuerzas para estar ahí arriba el domingo», anuncia con la combinación de humildad y ambición que la caracteriza. Muñoz vaticina que la victoria rondará los doce bajo par, «pero este campo es más fácil a primera vista de lo que realmente es, porque los ‘greenes’ pueden dar mucho juego y meter ‘putts’ va a ser la clave de todo». La jugadora marbellí aterriza en casa con buenas sensaciones tras una temporada irregular que comenzó a remontar hace varias semanas: «Le estoy pegando mejor a la bola, ¡por fin! Me siento mucho mejor, recuperando mi distancia. Después de unos meses muy complicados, parece que las sensaciones empiezan a ser mejores».

Muñoz ha descendido hasta el puesto 79 del ‘ranking’ después de varias temporadas asentada entre las veinte mejores. Carlota Ciganda, por su parte, se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera. El año pasado logró dos victorias en el LPGA y llega a Guadalmina dispuesta a desplegar su mejor juego después de haberse ausentado de la última edición al coincidir con la boda de su hermano: «Es uno de los torneos que siempre he querido ganar. Es muy especial para mí. Nunca había jugado este campo y la primera impresión ha sido muy buena», dijo ayer tras sus entrenamientos iniciales.

Tanto Muñoz como Ciganda se han forjado en Estados Unidos, donde las universidades ofrecen muchas más facilidades que en Europa para los deportistas de élite. Allí existen fechas alternativas a los exámenes que coinciden con torneos, organizan competiciones por equipos y los campos son más complicados, ventajas que decantaron la balanza cuando tuvieron que elegir entre seguir en España o marcharse al extranjero.

Experiencia en la Solheim

Además de Muñoz y Ciganda, por Marbella pasarán las mejores golfistas de Europa, entre ellas las inglesas Georgia Hall y Florentyna Parker, con experiencia en la Solheim Cup. También lucharán por repetir victoria, algo que ninguna campeona ha conseguido este siglo, dos sudafricanas: Lee-Anne Pace, que conquistó el torneo en 2013 en el Club de Campo Villa de Madrid, y Connie Chen, quien lo hizo en 2014 en el Costa Adeje de Tenerife, donde Ciganda terminó segunda. Aunque no estará en esta edición la legendaria golfista inglesa Laura Davies, sí jugará el Abierto de España su laureada compatriota Trish Johnson, que atesora diecisiete victorias en el Circuito Europeo.

Además, entre las veinte jugadoras españolas participantes destacan Nuria Iturrios, Luna Sobrón, María Parra, las malagueñas Laura Cabanillas y Noemí Jiménez, Mireia Prat, Marta Silva, Natalia Escuriola o las hermanas Patricia y Marta Sanz. El Open de España, con entrada gratuita y del que se ofrecerán imágenes de televisión a más de 120 países, está organizado por el Circuito Europeo, la Real Federación Española de Golf y la empresa Deporte & Business.

Fotos

Vídeos