COSTA DEL GOLF

Jugar al golf, fuente de salud

Dominar con la mayor fluidez posible la técnica del golpeo evitará posibles lesiones. :: sur
/
Dominar con la mayor fluidez posible la técnica del golpeo evitará posibles lesiones. :: sur

Los beneficios de este deporte, que combate el estrés y tonifica la musculatura, propician el aumento de recomendaciones médicas

ALEJANDRO DÍAZ MÁLAGA.

El golf es salud. La relación entre la práctica de este deporte y un estilo de vida sano es notable. Se trata de un deporte transversal, uno de las pocas actividades físicas que permite reunir en una partida a varias generaciones de una misma familia. La puesta en marcha de campos municipales, como el de Miguel Ángel Jiménez en Torremolinos, con precios asequibles, ha contribuido sin duda a levantar el estigma que pesaba sobre un deporte que, hasta no hace mucho, se relacionaba únicamente con las personas más pudientes. Hoy es una moda y está en auge.

Gran 'culpa' de este creciente interés por la práctica del golf reside, precisamente, en las recomendaciones que desde varios ámbitos de la medicina se vienen realizando con reiteración en pacientes con diversos tipos de patologías. «El golf es un deporte que tiene muchos beneficios para la salud, ya que se practica al aire libre con todas las ventajas que eso conlleva: combate el estrés, libera endorfinas, refuerza las relaciones personales y se camina mucho, tonificando así la musculatura de los miembros inferiores movilizando así sus articulaciones», asegura Antonio González, fisioterapeuta del deporte y director del Instituto de Rehabilitación Especializada (IRE). «Es un deporte que recomendamos a aquellos pacientes con patologías cardíacas, diabetes, sobrepeso e hipertensos, entre otros», añade González.

Sin embargo, la llegada de nuevos aficionados al golf ha suscitado el mismo tipo de problemas que el auge del 'running': la desinformación y la mala planificación de una sesión de golf puede producir molestias físicas e, incluso, lesiones de distintos grados. De ahí que los especialistas incidan, cada vez más, no solo en los beneficios del golf, sino en los consejos para que su práctica no devenga en posibles dolencias físicas.

«El calentamiento previo a la práctica de este deporte es muy importante para oxigenar la musculatura que vamos a poner en práctica y prevenir así posibles lesiones que puedan aparecer. Al igual que estirar todos los grupos musculares una vez acabado el ejercicio», explica González. Este paso es, quizás, el que más se pasan por alto los jugadores aficionados, al considerar que el golf, al no ser un deporte explosivo, puede jugarse como el que se sale a dar un paseo.

El resultado de ello pueden ser lesiones como la epitrocleitis o codo de golfista. «Esta lesión se favorece por movimientos en hiperflexión del codo, bloqueando así la articulación y provocando esta inflamación», explica González, quien también advierte de otras dolencias comunes entre sus pacientes que practican el golf, como las relacionadas con la muñeca. «Cuando no aprendemos bien la técnica de golpeo, solemos sobrecargar la musculatura de la muñeca, sobre todo la musculatura extensora, pudiendo provocar bloqueos en la articulación o contracturas musculares», continúa.

Otras lesiones relacionadas con la práctica del golf pueden ser los dolores de espalda o las tendinitis en el hombro. La inmensa mayoría de ellas es completamente evitable para un aficionado siempre y cuando cumpla con dos premisas: realizar un buen calentamiento -tanto al inicio como al finalizar el ejercicio- y perfeccionar las técnicas de golpeo de la bola.

Fotos

Vídeos