Azahara Muñoz termina segunda en el Lotte Championships de golf de Hawaii

Azahara Muñoz, en Hawaii. /AFP
Azahara Muñoz, en Hawaii. / AFP

La golfista malagueña revela que ha sufrido una dolencia relacionada con la tiroides

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

En septiembre de 2017, en Guadalmina, Azahara Muñoz ganaba por segunda vez consecutiva el Open de España del Circuito Europeo. Volvía a sonreír la golfista malagueña en casa, tras unas temporadas marcadas por su juego irregular, su cambio de entrenador y algunas lesiones. Pero en la LPGA, el circuito norteamericano donde se miden las mejores jugadoras del mundo, la sampedreña llevaba tiempo sin llevarse una alegría.

Este fin de semana lo ha vuelto a hacer, mostrando su mejor versión en el Lotte Championships de Hawaii. Acabó segunda la malagueña gracias a una excepcional jornada final, en la que pudo remontar varios puestos. Desde 2014 no terminaba segunda Muñoz en un campeonato del circuito norteamericano, por lo que es su mejor torneo en los últimos cuatro años.

Sorprendió en el tramo final del torneo completando el recorrido en 67 golpes para terminar con un acumulado de -8. Fue la mejor tarjeta del día y uno de los mejores resultados del torneo. Terminó con sólo cuatro impactos más que la ganadora del torneo, la canadiense de 20 años Brooke Henderson (-12) para terminar segunda en solitario, y no pudo luchar por el trofeo porque venía desde muy atrás (empezó la última jornada decimoquinta, a seis golpes del liderato).

Pérdida de pelo y ansiedad

La malagueña se mostraba pletórica de felicidad y revelaba uno de los motivos por los que ha estado rindiendo por debajo de lo esperado:unos problemas graves de tiroides. «Estoy golpeando muy bien, mejor que hace mucho tiempo. Me siento como si hubiese vuelto a 2014, cuando peleaba por los títulos. He tenido problemas de salud que se van solucionando», explicaba la golfista en declaraciones a la web de la LPGA. «El dermatólogo me encontró que tenía un grave problema de tiroides que me provocaba ansiedad, pérdida de energía y caída del pelo», aseguraba la de San Pedro Alcántara, que también se notaba baja de energía. «Afortunadamente, la medicación me ha ayudado y ya me la estoy quitando, por lo que las sensaciones son muy buenas», aclaraba.

El resultado de Hawái invita a ser optimista con el rendimiento de Azahara en los próximos torneos. Ya ha demostrado que, con confianza, su juego es muy fiable. La próxima semana competirá en California y las miradas se volverán a centrar de nuevo en esta jugadora formada en los campos de la Costa del Sol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos