El golpe en la mesa de Bubba Watson

Bubba Watson celebra la victoria en el Mundial Match Play. :: sur/
Bubba Watson celebra la victoria en el Mundial Match Play. :: sur

El jugador estadounidense gana el Mundial Match Play tras dos años sin conquistar un torneo y se sitúa como serio candidato a enfundarse la Chaqueta Verde

ALEJANDRO DÍAZ

málaga. Una victoria contundente en el golf puede ser un impulso importante en la carrera de un jugador. Es lo que ha ocurrido con Bubba Watson. Aunque nadie dudaba de su calidad, llevaba tiempo sin aparecer su nombre al lado de la palabra 'campeón'. Pero el jugador estadounidense logró el mes pasado su segundo título en un torneo de las series WGC al arrollar a su compatriota Kevin Kisner en la final del Mundial Match Play de golf, disputado desde en Austin. El jugador de Florida, de 39 años y 39 de la clasificación mundial, batió a Kisner por un rotundo resultado: siete hoyos arriba y seis por jugarse (7 y 6).

En la final, Bubba Watson, uno de los mejores 'pegadores' del mundo, no dio opción alguna a su rival y se impuso en los cinco primeros hoyos para poner enseguida mucha tierra de por medio. Luego alcanzó el 7 arriba tras el 10. Kisner detuvo la sangría al ganar el hoyo 11 y situarse 6 abajo, pero ya era muy tarde. Watson ganó el 12 con un preciso 'putt' para cerrar el triunfo sin necesidad de afrontar los seis últimos.

Gerry Lester 'Bubba' Watson, dos veces campeón del Masters, en 2012 y 2014, y vencedor del WGC-HSBC Champions de 2014, se convierte en el quinto jugador que atesora más de un 'major' y más de un título de las series WGC. Antes lo habían logrado sus compatriotas Tiger Woods y Phil Mickelson, el sudafricano Ernie Els y el norirlandés Rory McIlroy. Para llegar a la final, Watson, que en febrero de 2015 llegó a ser el número dos mundial, dio cuenta en semifinales del número dos mundial, su compatriota Justin Thomas, por 3 y 2. Kisner se deshizo con más dificultades, en 19 hoyos, del sueco Alex Norén.

Watson llegó a ser el número dos mundial en 2015; antes del Match Play se encontraba en el puesto número 39 del 'ranking' La victoria catapulta a Watson entre los aspirantes a hacerse este mes con el triunfo en el Masters de Augusta

En total Watson atesora trece títulos como profesional, once en torneos, como este, valederos para el PGA Tour. El pasado 18 de febrero puso fin a una racha de dos años sin títulos al imponerse en el Genesis Open, torneo que ganó con dos golpes de margen sobre sus compatriotas Tony Finau y Kevin Na.

El zurdo floridense afrontó el torneo de Austin como trigésimo quinto cabeza de serie. En la fase de grupos logró dos victorias, ante el sudafricano Branden Grace (23) y el australiano Marc Leishman (11), y un empate, frente a su compatriota Julian Suri (64).

Después batió sucesivamente, ya en el cuadro, al también estadounidense Brian Harman (18) en octavos, el tailandés Kiradech Aphibarnrat (28) en cuartos y a sus compatriotas Justin Thomas (2) en semifinales y Kevin Kisner (32) en la final. En el duelo por el tercer puesto Alex Norén batió a Justin Thomas por 5 y 3.

El torneo comenzó con tres españoles: Jon Rahm, Sergio García y Rafa Cabrera Bello. El primero y el tercero no pasaron de la fase de grupos, mientras que el segundo llegó hasta octavos, en los que fue eliminado por el estadounidense Kyle Stanley.

Favorito para Augusta

El estadounidense Bubba Watson realizó un torneo implacable. Fue el primer finalista del Mundial Match Play de golft y tras imponerse en este formato Match Play en el Mundial, el de Florida se convirtió en candidato automático a la victoria en Agusta, donde ya cuenta con dos chaquetas verdes.

«La verdad es que llego en un buen momento al torneo, y espero que mi putt funcione de la misma manera en dos semanas», dijo Watson, que no entraba en sus planes llevarse el torneo de las Series Mundiales. Parece, por tanto, que la victoria ha vuelto a impulsar la carrera del veterano jugador, quien ha pasado de contar con un papel secundario en los últimos dos años a ser uno de los candidatos al primer 'major' de la temporada. Las sensaciones, hasta el momento, no podían ser mejores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos